El doctor Josep Brugada junto a Pere A. Serra, Alfonso Ballesteros y Joan Gual en la presentación de la conferencia. | Alejandro Sepúlveda

0

«La muerte súbita mata cada año en España a más de 35.000 personas y los accidentes de tráfico a unas 3.000, pero no se habla de la muerte súbita y si de la mortalidad en carretera», afirmó rotundo el doctor Josep Brugada Terradellas en el transcurso de su conferencia sobre 'Deporte y corazón. Prevención de la muerte súbita' organizada por el Club Ultima Hora y la Reial Acadèmia de Medicina de les Illes Balears.
El doctor Brugada, cardiológo, director médico del Hospital Clínic de Barcelona y jefe de la Unidad de Arritmias y Síncope de USP Clínica Palmaplanas, llenó el salón de actos de la Conselleria de Salut i Consum en Can Campaner, con una animada disertación entre el mundo de la cardiología y la práctica del deporte.
Previamente el doctor Alfonso Ballesteros, presidente de la Reial Acadèmia de Medicina de les Illes Balears, había agradecido al Club Ultima Hora la organización de este evento y la colaboración constante del Grup Serra con la institución que él preside. Del doctor Brugada destacó su trabajo sobre las arritmias cardíacas y su estrecha relación profesional con las Islas.
El presidente editor del Grup Serra y presidente del Club Ultima Hora, Pere A. Serra, agradeció la presencia del numeroso público asiste a la ponencia del prestigioso cardiólogo catalán.
Revisión
Por su parte el doctor Brugada insistió en que es necesario que exista una legislación que obligue «a los deportistas a que se hagan una revisión para evitar posteriores problemas de corazón» y para ello pidió que el Gobierno español legislara sobre esta materia «algo tan sencillo como realizar un electrocardiograma y unas pruebas de esfuerzo puede salvar una vida».
El cardiólogo, quien desde junio de 2009 se encarga del buen funcionamiento del corazón de los futbolistas del F.C. Barcelona, se confesó 'culé' y partidario de la práctica del deporte «todos los deportes son buenos, si se practican con las condiciones necesarias» afirmó Brugada en respuesta a la pregunta de Pere A. Serra sobre «¿cual es el deporte más perjudicial para el corazón?».
La muerte súbita causa más de 35.000 fallecimientos anuales en España, pero no todas las muertes súbitas son provocadas por el corazón, indicó Brugada, aunque puntualizó que «más del 80% de la muertes súbitas si que son cardíacas» y que el infarto agudo de miocardio produce el 6% de todas las muertes que se producen cada año en nuestro país.
«La edad media de los fallecidos por muerte súbita practicando deporte no son los 20 años, como muchos se podrían pensar, son los 48 años», continuó explicando el ponente y recordó que por cada minuto que pasa al detectarse una muerte súbita el 10% de quien la padece fallece y en diez minutos «fallecen el cien por cien de las personas que sufren una muerte súbita».
Los factores que favorecen los problemas cardíacos son múltiples y variados, tal y como indicó el doctor Brugada, influye la edad, el tabaquismo, el estrés, el sedentarismo, la presión arterial, el colesterol, el sexo masculino (los hombres sufren más problemas de corazón que las mujeres), el consumo de drogas y también influye el índice de masa corporal de la persona para que esta sea más o menos propensa a tener alguna enfermedad del corazón.
No se olvidó el doctor Brugada del dopaje, «el deporte de élite favorece la fama, el dinero, el reconocimiento y a veces conlleva riesgos» como el dopaje, y puntualizó que «si se quiere prohibir no es porque sea hacer trampas, que lo es, sino porque te acaba matando».
Revisiones
Posteriormente el ponente insistió en que hace falta que se lleven a cabo reconocimientos cardiológicos deportivos y puso cuatro ejemplos: la Sociedad Americana del Corazón que dice «que no hay que pasar ningún reconocimiento médico»; Italia «en que además de la historia personal y familiar, se somete a quienes practican deporte a un electrocardiograma, un ecocardiograma y a pruebas de esfuerzo» y la legislación europea que habla de la realización de un electro, y en cambio en España «nada de nada, no existe regulación sobre esta cuestión».
Habló el doctor Brugada de los beneficios de realizar un electrocardiograma para detecar posibles anomalias del corazón, «los patrones de riesgo se pueden evitar siempre que antes a la persona se le haya realizado un electro para saber como está su corazón», puntualizó y, a modo de ejemplo, dijo que en Balears «atiendo a muchos pacientes con miocardiopatía hipertrófica», que es una enfermedad que provoca la muerte súbita «en personas de menos de 40 años» y que se pude controlar si, previamente, se conoce que el paciente la padece.
También explicó Brugada otras patologías que pueden ser controladas como la displasia, el Síndrome de Wolf-Parkinson-White y las enfermedades de los canales iónicos como el Síndrome de Brugada que recibe este nombre porque lo descubrieron él junto con sus dos hermanos.
Insistió Brugada en lo importante que sería contar con desfribriladores en lugares públicos y dino sentir envidia de los ciudadanos de las Islas porque «el aeropuerto de Palma es el único de España que tiene desfibriladores y nosotros los pedimos para el de Barcelona pero todavía no los hemos conseguido», afirmó.
Desfibriladores
Posteriormente el presidente de la Reial Acadèmia de Medicina, Alfonso Ballesteros, aclaró que si el aeropuerto de Son Sant Joan cuenta con desfibriladores es gracias a un estudio realizado por la Acadèmia que fue dado a conocer al director del aeropuerto y que éste, tomando buena nota, decidió instalar los desfibriladores.
Concluyó la conferencia el doctor Brugada con una diapositiva del F.C. Barcelona «mi equipo que está integrado por unos jugadores que practican el deporte con coraje», añadió y puntualizó que, al mismo tiempo lo hacen de forma segura «con muchas ganas de trabajar» como una máquina bien engrasada. «Practicar deporte es bueno y protege contra la muerte súbita, pero siempre con control», argumentó el conferenciante.