0

Son las nueve de la mañana de un día cualquier. La escalera de unas oficinas situadas en Galerías Jaime III, están llenas de gente. Hacen cola. Todos son colombianos que quieren hablar con la nueva encargada en Funciones Consulares, Nancy Rodríguez. Ella es funcionaria del Gobierno colombiano. Hace 17 años que trabaja para la Cancillería de Asuntos Exteriores de su país. Está en Mallorca como responsable del Consulado «haciendo los mismos trámites que pueda hacer un cónsul», dice.

Llevan mucho tiempo los colombianos pidiendo una sede definitiva para un Consulado y, por fin, lo han conseguido, ya que muchos son los trámites que tienen que realizar. La prueba está en el gran número que todos los días acuden al Consulado. Después de estancias breves de los cónsules Carlos Alberto Navarro y Jaime Darder, parece ser que Nancy Rodríguez quedará mucho tiempo en Mallorca, «como mínimo debo estar durante tres años. Así firme mi contrato antes de salir de Colombia».

El Consulado tiene potestad de renovar el pasaporte, la cédula de identidad de los colombianos y registrar a los recién nacidos. «En este trabajo actuamos como notarios en nombre de nuestro gobierno», termina diciendo Nancy Rodríguez. Un Consulado que tiene mucho trabajo dado el número que hay en la Isla.