Una humedad cercana al 90% «dispara» la sensación de calor

Las temperaturas, aunque altas, no alcanzan cotas históricas en la Isla

Valorar:
preload
Ayer se vivió un día de intenso calor que invitaba a refrescarse en las fuentes. Foto: TERESA AYUGA

Ayer se vivió un día de intenso calor que invitaba a refrescarse en las fuentes. Foto: TERESA AYUGA

J. RODRÍGUEZ
El alto índice de humedad relativa que se vivió ayer, con registros que en Palma se acercaron al 90 por ciento mientras que en Portocolom se llegó al 95 por ciento, hizo que aunque las temperaturas no fueran especialmente históricas la sensación de calor fuera «agobiante». El índice o sensación de calor, según informaron fuentes de la delegación territorial del Instituto Nacional de Meteorología, se obtiene tras combinar temperatura real y humedad relativa. Así, cuando el segundo índice es superior al 60 por ciento la sensación suele ser, aproximadamente, de dos grados más de los que marca el termómetro.

Ayer al mediodía, por ejemplo, en Palma había 30'4 grados y la humedad era del 56 por ciento por lo que la sensación era de 32 grados. Un caso más llamativo se dió, a la misma hora, en Pollença donde, con una temperatura de 28'5 grados y una humedad del 75 por ciento, la sensación era de casi cinco grados más, es decir, de 33. Como quiera que a lo largo de la tarde el índice de humedad, debido a la entrada de vientos del sur, se incrementó considerablemente, (alcanzando como ya hemos citado hasta el 95%), la sensación de «agobio» también aumentó en la misma medida.

Sólo en Porreres, con 36 grados y, por tanto la temperatura más alta del día en la Isla, se batieron los registros de final del pasado mes de julio. El resto de temperaturas, 33'6 en Son Sant Joan; 30'8 en Portocolom; 34 en Lluc o 28'4 en la Serra de Alfàbia, se acercaron a las máximas de verano pero no las superaron aunque pudieran parecerlo por la citada humedad, que se apreció más en la costa que en la humedad. Por otra parte, la sensación de calor, que provoca un aumento en el uso de los aparatos de aire acondicionado, y la alta ocupación hotelera, provocó que GESA batiera por sexta vez este verano la punta histórica de potencia eléctrica.

Concretamente el miércoles a las 21'28 horas, cuando aproximadamente se enciende el alumbrado eléctrico, la potencia demandada fue de 782 kilovatios. Se da la circunstancia de que la compañía eléctrica había calculado que este verano la máxima sería de unos 786 kilovatios y que se daría en la segunda quincena del mes de agosto. Como quiera que esas fechas aún no ha llegado lo lógico es que el registro del miércoles se supere.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.