El primer ministro británico en una intervención en la Cámara de los comunes. | Reuters

0

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aseguró este jueves que el Reino Unido no puede dejar de aplicar de forma unilateral un acuerdo internacional como el protocolo irlandés incluido en el acuerdo del Brexit. La política alemana se expresó en ese sentido tras mantener una conversación telefónica con el primer ministro de la República de Irlanda, Micheál Martin, y después de que esta semana Londres anunciara su intención de presentar un proyecto de ley que le permitirá anular aspectos del protocolo sobre Irlanda. «Buena conversación con Micheál Martin sobre el protocolo. La UE e Irlanda están en la misma página: los acuerdos internacionales no pueden dejar de aplicarse de forma unilateral» escribió Von der Leyen en su perfil de la red social Twitter.

Añadió que el Reino Unido «necesita trabajar» con el club comunitario para «encontrar soluciones conjuntas y prácticas». «La Comisión Europea está haciendo su parte», afirmó la exministra germana. El protocolo establece que Irlanda del Norte sigue vinculada al mercado único comunitario para bienes, por lo que las mercancías que cruzan entre el resto del Reino Unido y ese territorio deben pasar controles aduaneros en los puertos de la región, de manera que se asegure que la frontera entre las dos Irlandas sigue siendo invisible.

Noticias relacionadas

Sin embargo, la nueva carga burocrática ha provocado escasez de productos y tensiones políticas en Irlanda del Norte. Para resolver algunos de los problemas derivados de la implementación del protocolo y asegurar su total aplicación, la Comisión Europea y el Reino Unido llevan meses negociando posibles soluciones, sin lograr un acuerdo definitivo.

Además, tras la histórica victoria de los nacionalistas del Sinn Féin en las elecciones de Irlanda del Norte, el Partido Democrático Unionista, segundo en esos comicios, se niega a estar en un Ejecutivo encabezado por el Sinn Féin si las conversaciones que mantienen Londres y Bruselas no desembocan en la eliminación de partes del protocolo. En ese contexto, la ministra de Exteriores británica, Liz Truss, anunció esta semana la intención del Ejecutivo del Reino Unido de tramitar el proyecto de ley para anular partes del protocolo, una legislación que tardaría meses en ser aprobada por el Parlamento.