En vez del gran despliegue en la frontera, la Administración Trump decidió recurrir al famoso Título 42 -que sigue vigente- para negar asilo y cerrar el paso de migrantes a Estados Unidos desde México durante la pandemia. | Reuters

0

El expresidente de Estados Unidos Donald Trump consideró la posibilidad de enviar 250.000 efectivos del Ejército a la frontera con México para frenar el flujo migratorio procedente del país norteamericano, según informaciones del diario The New York Times.

Fuentes cercanas al asunto han indicado al citado periódico que cuando el entonces secretario de Defensa, Mark T. Esper, se enteró de la idea, quedó «impactado» dado que los 250.000 militares «suponían más de la mitad del Ejército en activo de Estados Unidos y la sexta parte de las fuerzas en su conjunto».

Así, el despliegue hubiera sido el mayor del Ejército desde la Guerra Civil. Stephen Miller, que se encontraba al frente de la agenda migratoria de Trump, había pedido al Departamento de Seguridad Nacional que desarrollara un plan sobre el número de militares necesarios para sellar 3.200 kilómetros de frontera en el sur del país.

La idea fue presentada al Comando Norte del Departamento de Defensa y, de acuerdo con uno de los funcionarios, nunca fue presentada formalmente ante Trump para su aprobación, aunque se produjeron reuniones en la Casa Blanca para debatir la opción de cerrar la frontera a los migrantes sin documentación.

Algunos antiguos altos cargos han asegurado que cuando Esper tuvo constancia del plan, «se enfureció y afirmó que tal despliegue socavaría la capacidad del Ejército ante cualquier otra contingencia» y el plan fue desechado.

Según The New York Times, en esa misma época -primavera de 2020- Trump presionó a sus principales asesores para el envío de fuerzas a territorio mexicano para perseguir a los cárteles de la droga.

De hecho, tras la masacre de nueve estadounidenses en la frontera mexicana, en noviembre de 2019, en los límites entre Chihuahua y Sonora, Trump indicó en su cuenta de Twitter que «era hora de que México, con ayuda de Estados Unidos, emprenda una guerra contra los cárteles de la droga y los borre de la faz de la tierra». «Sólo esperamos una llamada de su nuevo y grandioso presidente», dijo entonces.

En su momento, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, rechazó explícitamente la propuesta de Trump. «Apreciamos y agradecemos mucho al presidente Trump y a cualquier gobierno extranjero que quiera ayudar, pero en estos casos tenemos que actuar con independencia», aseveró.

En vez del gran despliegue en la frontera, la Administración Trump decidió recurrir al famoso Título 42 -que sigue vigente- para negar asilo y cerrar el paso de migrantes a Estados Unidos desde México durante la pandemia.

De acuerdo con Chad Wolff, que era secretario interino de Seguridad Nacional, al principio de la pandemia se evaluaron los «peores escenarios», como la posibilidad de tener que sellar por completo la frontera.

Fuentes consultadas han matizado así que para cuando Esper confrontó a Miller sobre el uso de los soldados, la Administración ya estaba enfocada en la aplicación del Título 42, que permite devolver a los migrantes durante una emergencia sanitaria.