La pandemia en el país coincide estos días con las manifestaciones de los colombianos contra el Gobierno. | Efe

0

Bogotá ha estrenado este lunes un nuevo toque de queda y ley seca, mientras se alerta de que el tercer pico del coronavirus continúa al «romperse el pacto de cuidado» por las protestas y por la ocupación de UCI, que se encuentran al 96 por ciento.

Así lo ha anunciado la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien ha informado sobre el toque de queda y ley seca desde las 23.00 a las 4.00 horas y ha avisado de que se prevé que en dos días la ciudad pueda alcanzar el 98 por ciento de ocupación en sus hospitales y que el tercer pico de la COVID-19 se extendería hasta finales de mayo, informa El Espectador.

«No importa cuántas camas pongamos, porque sigue creciendo la ocupación», ha lamentado López, para insistir en que la ciudad se encuentra al borde del colapso hospitalario, con más de 610,5 casos activos de coronavirus por cada 100.000 habitantes.

No obstante, Bogotá ha autorizado el retorno a la educación presencial con medidas de aforo y seguridad.

López ha reconocido que las medidas impuestas «no son suficientes», pero ha incidido en que son las que se pueden tomar «en medio de las circunstancias», en referencia al paro nacional.

El 27,7 por ciento de los casos de Colombia se han notificado en Bogotá, que acumula más de 830.000 positivos confirmados.

Mientras, el Ministerio de Salud colombiano ha informado este lunes de 12.543 casos en la última jornada, en la que también se han lamentado 488 fallecidos.

El país acumula así 3.015.301 positivos y 78.342 decesos a causa de la COVID-19, que mantiene 91.410 contagios activos en la actualidad.

Para hacer frente a esta situación, el país continúa con su Plan Nacional de Vacunación, que ha permitido la aplicación de 6.327.360 dosis, de las que 2.365.576 son segundas dosis.