El virus que puede acabar con Trump

| Washington |

Valorar:
Mallorquines residentes en Estados Unidos analizan la precampaña electoral más abierta de las últimas décadas marcada por el movimiento Black Lives Matter y la crisis sanitaria.

Mallorquines residentes en Estados Unidos analizan la precampaña electoral más abierta de las últimas décadas marcada por el movimiento Black Lives Matter y la crisis sanitaria.

Tres meses y un día es el tiempo que le queda a Donald Trump para convencer al electorado norteamericano y revalidar la presidencia de los Estados Unidos. El candidato republicano creía que los comicios del próximo 3 de noviembre iban a ser un camino de rosas, pero se ha equivocado. Dos virus pueden hacer tambalear su segundo mandato: uno sistémico en la sociedad norteamericana, el racismo, y otro global, la pandemia de la Covid-19, que en EEUU alcanza altísimas cifras de mortalidad.

La muerte del afroamericano George Floyd el pasado 25 de mayo a manos de la Policía en Minnesota dio lugar a un movimiento social con una fuerza inusitada que se extendió a todo el mundo y cristalizó en el nacimiento de la plataforma antirracista Black Lives Matter. La respuesta de Trump durante las multitudinarias manifestaciones y disturbios posteriores a la muerte de Floyd en redes sociales, «Law and order (Ley y orden)», fue tan criticada como ridiculizada. Primer error del presidente. Ni él ni su equipo han sabido calibrar el descontento social. Y la población de color supone el 13 por ciento de la sociedad norteamericana. Buena parte de los expertos en política no dudan en señalar que la baja participación de este colectivo en los comicios de 2016 aupó a Trump a la presidencia, cuando se daba por descontado que Hillary Clinton se convertiría en la primera mujer presidente de EE UU.

El abogado palmesano Josep Magraner, que reside desde hace dos años en Manhattan, señala que la desigualdad económica y la segmentación racial son característicos de la sociedad norteamericana. Y tras cuatro años de una política económica ultraliberal y nada intervencionista, la paz social se ha fracturado y la sociedad se ha polarizado en todos los ámbitos: «En los derechos civiles, la economía, la sanidad o las relaciones internacionales se topan dos posturas completamente irreconciliables. La tensión y enfrentamiento, incluso físico, entre demócratas y republicanos es constante», reconoce el mallorquín, que dirige una ONG que asesora y representa a inmigrantes indocumentados.

LONDRES. RACISMO. Miles de personas se manifiestan en Londres contra la muerte de George Floyd.
Repercusión mundial. El movimiento internacional Black Lives Matter recorrió todo el planeta. Imagen de una manifestación en Londres.

Esa misma opinión comparte Daniel Peixe, radicado en Los Ángeles y animador de personajes en Disney Animations desde 2009: «La sociedad norteamericana siempre ha estado dividida, y ahora es más evidente gracias a las redes sociales que dan voz a gente que quizás antes no tenía tanta exposición», asevera. Sobre la precampaña electoral, señala la sensación general de que mucha gente, incluidos los que apoyan a Trump, consideran que «el presidente no ha sabido llevar bien la crisis, y eso le ha quitado muchísimos puntos. Joe Biden, a pesar de ser la única alternativa del partido demócrata, también genera dudas por su edad. Y luego está la bizarra sorpresa del rapero Kanye West, que también está en la carrera electoral», recuerda.

La pandemia y el miedo

Con este panorama irrumpió en marzo, al igual que en el resto del mundo, la pandemia del coronavirus, al más puro estilo de Hollywood. Para las aspiraciones presidenciales de Trump, que ha basado toda su campaña electoral en su figura, su criticada gestión de la crisis sanitaria puede ser también su perdición. «He vivido el confinamiento con miedo, sobre todo al principio. Desde el momento en que el presidente Trump dio la orden de cerrar las fronteras, se empezaron a formar colas en tiendas para comprar armas. Primero pensé que quizás querían matar el virus a balazos. Después pensé que si apareces con un rifle en el hospital en medio de una pandemia, seguro que te atienden primero. Es un sinsentido pero aquí todo es posible. Y ahora sigue siendo todo un poco el wild wild west», dice la mallorquina Martina de Alba. Esta documentalista lleva doce años viviendo en Estados Unidos y en marzo enfermó de coronavirus, aunque no lo supo hasta mayo porque no había tests suficientes. Eso sí, la factura de 775 dólares le llegó a casa puntualmente.

Ahora arrecian las críticas a la Casa Blanca por la gestión de la pandemia. Estados Unidos es campeón en contagios con casi cuatro millones de personas infectadas y la triste cifra de 153.000 fallecidos. Solo hay que echar un vistazo a la forma de la curva del coronavirus para entender que algo ha fallado en ese país. Hay un pico inicial en marzo y abril. Igualmente, una bajada progresiva en mayo. Hasta aquí similar a la de todos los países. Pero de pronto, la tendencia se invirtió. Mientras en los demás países se mantenía bajo el ritmo de contagios, en EE UU comenzó a dispararse en la segunda mitad de junio y hasta hoy. Por eso, el presidente Trump ha lanzado un globo sonda esta semana mencionando la posibilidad de retrasar los comicios; una propuesta que debe pasar por el Congreso y no parece que vaya a tener el respaldo suficiente.

US President Trump holds a press briefing
Controvertido. Trump, en rueda de prensa.

Josep Magraner recuerda que él y su marido se confinaron en casa pocos días después de que se decretara el confinamiento en España: «El ritmo de vida en la Gran Manzana suele ser muy intenso, por lo que pasar de mucho a nada en poco tiempo fue duro», recuerda. Y eso que las medidas de confinamiento en Nueva York, a pesar de ser de las más estrictas de todo el país, no llegaron a ser tan duras como en España. Por ejemplo, podían salir a correr o a pasear con la condición de llevar la nariz y boca cubiertas. «El presidente ha demostrado una absoluta falta de liderazgo, de unidad de criterio y acción. Además, se ha dedicado a desacreditar a las autoridades sanitarias y sus recomendaciones y no ha dotado de material suficiente a los sanitarios. Todo ha sido determinante para que la curva de contagios no se estabilice», finaliza.

«Trump sigue perdiendo el tiempo buscando culpables. Cuando no culpa a Obama, culpa a Europa, a China o a los latinos... Cualquier cosa antes de buscar una solución», lamenta Martina de Alba. «La empresa para la que trabajaba echó el cierre y me quedé sin cobertura sanitaria. El sistema médico en este país no está hecho para ayudar a la gente y con la pandemia ha quedado más claro. Es difícil vivir una situación como esta en un país donde se hace negocio con la salud de la gente, donde los seres humanos no importan, vale el dinero que tengas», que cruza los dedos para que no le pase nada. «Sale más barato volar a España e ir al médico allí», finaliza la mallorquina.

Daniel Martín Peixe, dibujante: Vive en Los Ángeles desde noviembre de 2009. Se mudó allí tras realizar un postgrado en Londres para trabajar en los estudios Disney como animador de personajes en 3D. Cree que la gestión de la pandemia pasará factura al presidente Donald Trump y lamenta no poder viajar ahora a Mallorca, al menos hasta diciembre.

Martina de Alba, documentalista: Reside actualmente en Los Ángeles. Los primeros diez años vivió en Nueva York y hace dos se mudó a Los Ángeles para seguir trabajando como directora, productora y editora de documentales. En marzo enfermó de coronavirus, pero como no había PCR, no se lo confirmaron hasta mayo.

Josep Magraner, abogado: Se mudó hace poco más de dos años a Nueva York junto a su marido. Dirige una pequeña ONG que se dedica a asesorar y representar a migrantes indocumentados frente al departamento de inmigración americano. Le preocupan las elecciones porque las encuestas le recuerdan a las de 2016.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

hereu
Hace 7 meses

Prefiero que lo decidan los electores y no los "asesores".

Valoración:-11menosmas

qwerty
Hace 7 meses

Hay que actualizar las cifras de fallecidos ya son 160mil y subiendo.Que desastre de presidente.

Valoración:11menosmas

Toro Levantado
Hace 7 meses

Hombre naranja malo.

Valoración:11menosmas

El Jorobado de La Coleta
Hace 7 meses

Ojala el titular fuera "El virus que puede acabar con Sánchez"

Valoración:-22menosmas

@azrael y @George
Hace 7 meses

Pero vamos a ver: No era Bill Gates con su vacuna con nanobots activados a traves del 5G el que queria controlar a todos los habitantes del planeta (o disco plano, ahora no recuerdo) y para eso creo el virus al mismo tiempo que la vacuna trucada y esta esperando que mate a una proporcion determinada de humanos para sacarla? A ver si nos aclaramos que nos teneis en un lio continuo.

Valoración:18menosmas

Alejandra
Hace 7 meses

@ azarael/k3. - Deje las teorías de la conspiración del mundo plano de Vox y obtenga una educación en la realidad. Trump caerá y también lo harán sus socios y simpatizantes de extrema derecha. Los derechistas extremos ahora tienen una rodilla en el cuello.

Valoración:22menosmas

azrael
Hace 7 meses

El maléfico Soros financia este "movimiento" y todos los desmanes que cometen, así como a todos los que favorecen la inmigración ilegal. Detrás de todo está este ser dañino que quiere apoderarse del mundo entero!

Valoración:-26menosmas

Toni
Hace 7 meses

Es lo que nos pasara en España si llega a gobernar VOX.

Valoración:10menosmas

Capone
Hace 7 meses

Donald no lo ha podido hacer peor.No es politico ni diplomatico.Maneja los asuntos como el jefazo de la empresa pero ahora tiene al fisco,los bancos,los jueces y los sindicatos tocando a la puerta del depacho.

Valoración:16menosmas

George
Hace 7 meses

Campaña de desprestigio contra Trump, el movimiento black live martes es sabido que lo financia soros para derrocar a Trump y asi poner a Joe biden y seguir dominando el planeta a su antojo, Trump no es el enemigo si no soros y las grandes familias que dominan el mundo

Valoración:-30menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1