1

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha afirmado que la repatriación de los 20 españoles que permanecen en Wuhan será «lo antes posible» y que depende también de que las autoridades chinas autoricen su salida, pero ha subrayado que en todo caso «no ofrece riesgos» y que se hará con todas las garantías sanitarias para ellos «y para los que están aquí».

Así lo ha afirmado en declaraciones a los medios este martes tras visitar junto con el ministro de Ciencia, Pedro Duque, las instalaciones del Centro Nacional de Microbiología, en el que actualmente se están analizando unas muestras sobre un caso sospechoso de coronavirus originado en China, donde ya han muerto más de 100 personas.

Tras la visita, ambos ministros han querido dejar claro que España, que aún no tiene ningún caso confirmado, “está preparada para lo que pueda venir”.

“España está preparada para hacer frente a esta situación”, ha insistido Illa, quien ha reiterado en lanzar un mensaje de “tranquilidad y confianza”.

El Ministerio sigue de cerca la evolución de los tres casos confirmados en Francia y otro en Alemania. “El riesgo en estos momentos en la UE es moderado”, ha indicado.

Su departamento también está trabajando en cooordinación con organismos internacionales y las comunidades autónomas para seguir al minuto la evolución de la situación; el jueves se reunirá con todos los directores generales de salud pública y la comunidad científica.

Mientras tanto, también colabora con el de Exteriores para repatriar a la veintena de españoles que están en Wuhan, epicentro del 2019-nCov, del que ha recordado su baja tasa letalidad, apenas un 2,3% cuando otros coronavirus llegan al 10% e incluso al 30%.

Ningún país, ha puntualizado, ha repatriado hasta la fecha a nacionales desde el país asiático. España, en coordinación con la UE, ha añadido, estudia cómo hacerlo “con las debidas condiciones sanitarias” para no poner el riesgo “ni su salud ni la de los que están aquí” y siguiendo siempre el criterio de los expertos.

“Nos parece que la repatriación no ofrece riesgos”, ha asegurado el ministro, quien no ha podido avanzar la fecha en la que se hará efectiva.

La idea es que sea “a la mayor brevedad posible, pero “depende también de que las autoridades chinas autoricen la salida, y eso lo está liderando el Ministerio de Asuntos Exteriores”, ha concluido.