0

La Policía turca detuvo a 27 supuestos miembros -todos centroasiáticos- de una red del grupo terrorista Estado Islámico (EI), dentro de las investigaciones sobre el atentado del club Reina de Estambul en Nochevieja, en el que fallecieron 39 personas.

La Policía turca registró simultáneamente siete viviendas en la ciudad de Bursa -en la región de Mármara y la cuarta más populosa del país- y detuvo a 27 personas, quince de ellas mujeres.

Los investigadores determinaron que uno de los detenidos vivió en la casa que el atacante, Abdulkadir Masharipov, tenía en Konya (Anatolia central), antes de mudarse a Bursa, informó la agencia de noticias semipública Anadolu.

Los sospechosos son de Uzbekistán, Tayikistán, Kirguizistán y la región china de Xinjiang, y estaban acompañados por 29 niños en el momento de la detención, según la fuente.

Noticias relacionadas

Además, los agentes encontraron en uno de los apartamentos cuarenta pasaportes, 38 documentos de identidad falsos y quince teléfonos móviles.

Dos ciudadanos tayikos son los presuntos organizadores y los encargados de alquilar los apartamentos, donde instalaban a los extranjeros que venían a Turquía para unirse al EI.

Para ello se hacían pasar por dentistas, doctores, hombres de negocios o comerciantes.

Uno de ellos fue detenido en una operación previa en la ciudad costera de Esmirna, mientras que otro, identificado con las siglas M.S., continúa en paradero desconocido.

La investigación del atentado de Estambul continúa abierta, dentro de las diferentes operaciones que lleva la Policía turca contra redes yihadistas vinculadas al EI.