Fotografía de los cuerpos de víctimas tras un ataque en un centro de entrenamiento policial. | JAMAL TARAQAI

1

Al menos 62 personas murieron este martes y más de cien resultaron heridas en el ataque contra un centro de entrenamiento de la Policía en la ciudad de Quetta, en el oeste de Pakistán, informaron fuentes oficiales. El grupo terrorista ha reivindicado en un mensaje publicado en la agencia de noticias Amaq el ataque.

«En el ataque han muerto 59 personas del centro policial, además de los tres atacantes, y unas cien han resultado heridas», dijo Anwar-ul-Haq Kakar, portavoz del Gobierno de la provincia de Baluchistán, de la que es capital Quetta.

De acuerdo con las comunicaciones interceptadas, el ataque sería obra de la facción Al Alimi del grupo terrorista Lashkar-e-Jhangvi (LeJ), según ha contado el general Sher Afgan, del Cuerpo de Fronteras de Pakistán.

El ministro del Interior provincial, Sarfraz Bugti, ha afirmado a través de su cuenta en la red social Twitter que los responsables del ataque «se encuentran en Afganistán».

LeJ es una organización yihadista que opera principalmente en Pakistán, si bien también ha llevado a cabo ataques en Afganistán. El grupo ha estado detrás de numerosos atentados contra la comunidad chií del país.

Entre ellos figura el atentado múltiple perpetrado en enero de 2013 en Quetta, que se saldó con la muerte de 130 personas y con otros 270 heridos. La inmensa mayoría de las víctimas eran chiíes hazaras.