2

Aviones rusos han llevado a cabo este miércoles al menos 30 bombardeos aéreos contra posiciones rebeldes en Siria, incluidos los alrededores de la ciudad de Jisr al Shughur (noroeste), controlada por una alianza insurgente, según ha informado la cadena de televisión Al Mayadeen.

Según esta televisión con sede en Líbano, los bombardeos han tenido como objetivo a Jaish al Fatá (el Ejército de la Conquista), una coalición de organizaciones insurgentes integrada entre otros por Ahrar al Sham y el Frente al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria.

Además de Jisr al Shughur, los bombardeos también han alcanzado otras zonas de la provincia de Idlib, incluida la región montañosa de Zawiya, así como zonas de la provincia de Hama, más al sur, según Al Mayadeen.

El canal partidario de la oposición Orient News ha indicado que los bombardeos rusos han alcanzado posiciones rebeldes en la zona rural de Hama.

Rusia inició este miércoles bombardeos aéreos sobre Siria. Según Moscú y Damasco, el objetivo de los mismos fueron posiciones de Estado Islámico, si bien fuentes sobre el terreno y fuentes estadounidenses, entre otras, han puesto en tela de juicio esta información y han apuntado que los ataques tuvieron como objetivo a los rebeldes al régimen de Bashar al Assad.

Idlib tiene una gran importancia estratégica debido a su proximidad a la provincia de Latakia, uno de los principales bastiones del régimen y situado en la costa mediterránea.

Jaish al Fatá ha hecho algunos logros en el noroeste de Siria junto con otros grupos insurgentes desde mayo, tomando la ciudad de Idlib y Jisr al Shughur y avanzando hacia la costa.