Imagen de uno de los conjuntos monumentales más impresionantes que alberga la histórica ciudad. | ARCHIVO

2

Combatientes del Estado Islámico en Siria entraron en las antiguas ruinas de Palmira después de tomar el control total de la histórica ciudad, pero no hay informaciones hasta el momento de destrucción de antigüedades, según dijo este jueves un grupo de vigilancia.

Los yihadistas tomaron el control de la base aérea militar de la ciudad y de la prisión después de asaltarlas, explicó por teléfono Rami Abdulrahman, jefe del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

El Estado Islámico aseguró a través de un comunicado publicado por sus seguidores en Twitter que tiene el control total de la ciudad, incluyendo las instalaciones militares, y que las fuerzas progubernamentales que se retiraban dejaron un gran número de sus muertos.

Los enfrentamientos desde el miércoles han causado la muerte de al menos 100 combatientes progubernamentales, dijo Abdulrahman, que basa su información en una red de fuentes sobre el terreno.

Noticias relacionadas

Esta es la primera vez que el Estado Islámico arrebata el control de una ciudad directamente del Ejército sirio y sus fuerzas aliadas.

Una joya arqueológica

El futuro de la antigua ciudad, una de las joyas arqueológicas de Oriente Medio, es preocupante, y más si se tienen en cuenta algunos precedentes.

Ubicada en un oasis, Palmira fue en el pasado uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria.

Tal es su riqueza monumental que se trata de uno de los seis lugares sirios incluidos en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y también en su lista de Sitios en Peligro por el actual conflicto que azota el país.