0

Las expectativas de un esperado acuerdo entre la comunidad internacional e Irán sobre su programa nuclear quedaron han quedado postergadas a una nueva ronda de negociaciones de este país con el grupo de países del G5+1, prevista para el próximo 20 de noviembre.

«Se han conseguido progresos concretos en tres días de intensas y constructivas conversaciones, pero persisten diferencias», declaró al término de las negociaciones la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, que asume la dirección de estas charlas en nombre del grupo de países G5+1. Este grupo integrado por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EEUU, Rusia, Gran Bretaña, Francia y China), más Alemania, negocia con Irán desde hace cinco años la forma de implementar controles a su programa nuclear para garantizar su propósito puramente pacífico.

Control

Aunque las partes convinieron no dar detalles sobre los asuntos sobre la mesa, diversas fuentes apuntan a que está aún por resolver la forma y el grado de control de las actividades nucleares de Irán, a través de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), así como la interrupción del enriquecimiento de uranio.

Irán recibirá hoy a responsables de este organismo para acordar previsiblemente la ampliación de las inspecciones de sus instalaciones nucleares. A este respecto se pronunció el presidente de Irán, Hasán Rohaní, quien advirtió de que su país «no responderá a amenazas, sanciones, humillaciones o discriminación» y que «no va a ceder en su derecho al enriquecimiento de uranio».