Pope Francis arrives to lead the weekly general audience in Saint Peter's Square at the Vatican March 27, 2013. Holy Week is celebrated in many Christian traditions during the week before Easter. REUTERS/Tony Gentile (VATICAN - Tags: RELIGION) POPE/ | TONY GENTILE

2

El papa Francisco asegura en una entrevista de 27 páginas con la revista de los jesuitas que jamás ha sido de derechas y que tuvo un momento de crisis interior en el pasado. «No habré sido ciertamente como la beata Imelda, pero jamás he sido de derechas. Fue mi forma automática de tomar decisiones la que me creó problemas», afirma el Pontífice, entrevistado por el jesuita Antonio Spadaro en la revista «La Civiltá Cattolica».

Se refiere también a su entrada en la Compañía de Jesús: «Me impresionaron tres cosas, su carácter misionero, la comunidad y la disciplina. Y esto es curioso porque yo soy un indisciplinado nato, nato, nato». A su juicio, la Compañía de Jesús «es una institución en tensión, siempre radicalmente en tensión. El jesuita es un descentrado, la Compañía en sí misma está descentrada: su centro es Cristo y su Iglesia».

Prohibiciones

El Papa dice que la Iglesia católica no tendría que permitir que las prohibiciones al matrimonio homosexual, el aborto y la anticoncepción dominen sus enseñanzas, sino que debería ser un credo más acogedor en el que los sacerdotes sean pastores comprensivos y no burócratas fríos y dogmáticos.

La Iglesia católica, agrega Francisco, debería verse a sí misma como «un hospital de campaña luego de una batalla» e intentar sanar las grandes heridas de la sociedad y no estar «obsesionada con la transmisión de una multitud de doctrinas dispersas mediante una insistente imposición».

«No podemos insistir sólo en temas relacionados con el aborto, el matrimonio gay y el uso de métodos anticonceptivos. Eso no es posible. No he hablado mucho de estas cosas y fui reprendido por eso», manifiesta Francisco. Refiriéndose puntualmente a los homosexuales, expresa: «En la vida, Dios acompaña a las personas, y nosotros tenemos que acompañarlas, empezando por su situación. Es necesario acompañarlas con misericordia».

El Papa también habla del rol de las mujeres en la Iglesia, y dice que sus «profundos cuestionamientos deben ser atendidos». «Por lo tanto, debemos investigar más el rol de las mujeres en la Iglesia. Tenemos que trabajar más duro para desarrollar una profunda teología de la mujer. Sólo dando este paso será posible reflejar mejor su situación dentro de la Iglesia», dijo Francisco.