Residentes libaneses contemplan el impacto de los proyectiles lanzados en un barrio del sur de Beirut y que ha causado al menos un muerto. | WAEL HAMZEH

0

Europa teme que la guerra civil abierta de Siria se traslada a Líbano creando un gran foco bélico en Oriente Próximo. Como referencia de la inquietud en las cancillerías occidentales baste destacar al ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, quien condenó en Abu Dabi los ataques lanzados con proyectiles contra un barrio del sur de Beirut considerado un feudo del grupo chií libanés Hizbulá, lo que causó al menos un muerto y cuatro heridos, y pidió evitar que la guerra en Siria se traslade al Líbano.

Durante una breve visita a la capital de Emiratos Árabes Unidos para inaugurar la nueva embajada francesa en ese país del Golfo, Fabius condenó de manera «enérgica» la violencia en el Líbano. «Hay que evitar que la guerra en Siria se convierta en una guerra en el Líbano», destacó Fabius, que mostró el apoyo de Francia a los libaneses.

Por su parte, el grupo chií libanés Hizbulá señaló que seguirá con sus planes a pesar de las últimas «intimidaciones», en alusión al impacto de varios proyectiles en uno de sus feudos en Beirut, un suceso que pidió investigar.

En declaraciones recogidas por medios locales, el jefe del consejo ejecutivo de Hizbulá, Hachem Safedin, exigió a las autoridades libanesas que identifiquen a los responsables del lanzamiento de proyectiles contra el barrio de Chieh, en el sur de la capital, que causó cuatro heridos.

Cobardes

«El modo de realizar el ataque revela que sus autores son unos cobardes. El Estado debe descubrir a las partes que los financian, apoyan y arman para después juzgarlas», afirmó Safedin. El jeque aseguró que su grupo «seguirá su camino, a pesar de las intimidaciones que buscan su retirada y retroceso».

Mientras, el régimen de Damasco confirmó que «en principio» participará en la conferencia de Ginebra, propuesta por EEUU y Rusia para buscar una solución pacífica al conflicto en el país, mientras siguen los combates en la ciudad siria de Al Quseir.

El ministro sirio de Asuntos Exteriores, Walid al Mualem, realizó una visita sorpresa a Bagdad, donde se entrevistó con el primer ministro de Irak, Nuri al Maliki. En una rueda de prensa, Al Mualem dijo haber informado a los dos responsables iraquíes de la decisión de Siria de «participar en principio con una delegación oficial en la conferencia internacional, prevista en Ginebra el próximo junio».