Los representantes de los países que han participado en la cuarta Conferencia de Amigos del Pueblo Sirio. | STRINGER

0

La cuarta Conferencia de Amigos del Pueblo Sirio, que ayer se celebra en la ciudad marroquí de Marraquech, ha reconocido como «representante legítimo» del pueblo a la Coalición Nacional de Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (CNFROS). Este reconocimiento es el principal objetivo del encuentro que celebran las 124 delegaciones reunidas en Marraquech, que además han pedido al presidente sirio, Bachar al Asad, que se «aparte» del poder, dijeron fuentes de los asistentes.

El respaldo al CNFROS se produce horas después de que el presidente de EEUU, Barack Obama, apoyara también a la coalición opositora y le concediera el estatus de «representante legítimo» del pueblo sirio. El documento que se debate en Marraquech también hace mención a la posible utilización de armas químicas por parte del régimen de Al Asad para sofocar la revuelta, con la advertencia de que tendrían una «respuesta seria» por parte de la comunidad internacional.

Los asistentes al encuentro debaten además la financiación de la coalición opositora -que ha estado reclamando fondos y ayuda a la comunidad internacional-, sobre lo que aún no ha habido acuerdo, según las fuentes.

Misiles Scud

Por otra parte, las fuerzas leales al régimen sirio han utilizado misiles Scud en su ofensiva contra los rebeldes que intentan derrocar al Gobierno, han asegurado fuentes de las autoridades estadounidenses. De confirmarse, supondría un nuevo hito en la guerra que vive Siria desde que comenzasen, en marzo de 2011, las revueltas opositoras.

Un portavoz de la OTAN ha confirmado el disparo de misiles de corto alcance durante esta semana, tal como ha podido constatar la Alianza. Se trata de «varios misiles balísticos sin guía y de corto alcance» lanzados «dentro de Siria». Por su trayectoria y distancia, se trataría de misiles de tipo Scud. Las fuentes norteamericanas han explicado que no existe ninguna información sobre un uso anterior de este tipo de proyectiles, por lo que se trataría de un hecho inédito en la lucha del régimen de Al Asad contra los rebeldes, en el marco de la cual ya han muerto más de 40.000 personas.