1

El candidato republicano a la presidencia de EEUU, Mitt Romney, pagó el pasado año 1,93 millones de dólares en impuestos con una tasa impositiva del 14,1%, por unos ingresos anuales de 13,7 millones, según informó ayer su equipo de campaña.

Romney, que ya había prometido revelar antes de las elecciones su declaración de la renta de 2011, recibió la mayor parte de esos ingresos anuales por inversiones de capital.

El candidato republicano donó el año pasado casi el 30 por ciento de sus ingresos, lo que equivale a unos 4 millones de dólares y reclamó unas deducciones al fisco por 2,25 millones de dólares, no el total de esas donaciones.
Romney dedujo una cantidad menor de lo que podría haber hecho, algo que le hizo pagar más impuestos de los que debería por ley.

Más generoso

El monto de dinero dedicado a la caridad es mucho mayor que el del presidente Barack Obama, que ha declarado que en 2011 ingresó junto a su esposa Michelle 789.674 dólares y destinó un 21,8 por ciento de ese dinero a donaciones.

La campaña del candidato republicano destacó que ese aporte a organizaciones caritativas redujo significativamente su tasa impositiva anual, por debajo del 20,5% pagado por el presidente Barack Obama en 2011, según documentos publicados anteriormente por la Casa Blanca.

Hasta el momento, Romney sólo ha publicado los detalles de los dos últimos años de su declaración de impuestos y no de los diez últimos, como es la tradición para un candidato presidencial, algo que han criticado repetidamente los demócratas.
No obstante, Romney proporcionó ayer datos generales de la tasa impositiva que ha soportado entre 1990 y 2009, que fue de una media del 20,20 por ciento de sus ingresos.

Según esos datos, la tasa impositiva más baja del matrimonio de Mitt y Ann Romney fue del 13,66 por ciento, con unas aportaciones medias a organizaciones caritativas del 13,45 por ciento de sus ingresos.

Paraísos fiscales

Romney, que pagó un 13,9% de impuestos en 2010, recibió 3,5 millones de dólares en ingresos desde el extranjero y los documentos publicados dejan ver que tiene fondos en Suiza, Islas Caimán, Irlanda y Alemania. Los demócratas han criticado a Romney por sus fondos en paraísos fiscales y sus años en la firma de capital riesgo Bain Capital, que cofundó.