Nicolas Sarkozy y Francois Hollande. | POOL

2

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea celebrarán una reunión extraordinaria el próximo 23 de mayo en Bruselas, centrada en el crecimiento económico como complemento a las medidas de austeridad para salir de la crisis, anunció ayer el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy. La cumbre servirá para dar la bienvenida al nuevo presidente de Francia, François Hollande, quien se estrenará en la escena internacional.

La reunión tendrá el formato de una cena de los líderes de los Veintisiete y permitirá mantener una discusión general y estructurar el debate de cara al Consejo Europeo del 28 y 29 de junio, precisaron fuentes diplomáticas.

Los resultados electorales en Francia y Grecia han acelerado un proceso de cambio en la política económica comunitaria, que en realidad se había iniciado ya aunque tímidamente a principios de año, con la cumbre de febrero dedicada en exclusiva al crecimiento y al empleo.

Este encuentro al máximo nivel comunitario será el primero al que asista Hollande, quien tomará posesión el próximo día 15, por lo que podrá exponer sus ideas al resto de líderes europeos. Hollande defendió en su campaña electoral la necesidad de tomar medidas que promuevan el crecimiento en lugar de centrarse exclusivamente en la austeridad, e incluso llegó a solicitar la renegociación del llamado «pacto fiscal», destinado a reforzar la disciplina presupuestaria en la UE y aún en proceso de ratificación.