0

Eslovaquia ha frenado por ahora la entrada en vigor del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) al no alcanzar la coalición de centro derecha la necesaria mayoría en el Parlamento de Bratislava, lo que derrumbó el ejecutivo de la primera ministra, Iveta Radicova. La jefa de Gobierno había vinculado la crucial votación sobe el fondo de rescate con una moción de censura para su Gobierno, en el que el partido liberal SAS se negó respaldar el FEEF.
Eslovaquia era el último país de la eurozona que quedaba por ratificar el mecanismo de rescate, tal como fue aprobado por el Consejo europeo del pasado 21 de julio, y con el que se pretende salvar la divisa comunitaria. Sólo 55 miembros de la coalición gubernamental apoyaron el fondo de rescate, para el que hacían falta 76 votos (sobre un total de 150 escaños del Consejo Nacional).
22 votos
Faltaron los 22 votos de la formación liberal Libertad y Solidaridad (SaS), que desde hace meses avisó que no apoyaría ni la ampliación del FEEF a 700.000 millones de euros, ni su carácter permanente a partir de 2013.
«Hemos salvado 200.000 millones de euros que irían a la salvación de los bancos privados», señaló después de la votación el líder de SaS, Richard Sulik.
«La ampliación del mecanismo era para salvar los bancos y sus beneficios, y para esto no teníamos mandato», agregó el líder liberal, actual presidente del Parlamento y dejó abierta la puerta a una segundo votación. Por su parte, Radicova acusó a sus ex socios liberales de «censurar el ejecutivo». «¿Es que acaso los otros 16 gobiernos y parlamentos son idiotas?», se preguntó en referencia al respaldo unánime del resto de la zona euro al FEEF.