Varios palestinos se enfrentan a la policía israelí en el norte de Jerusalén, en las afueras del campo de refugiados cisjordano de Kalandia. | Efe - JIM HOLLANDER

0

Al menos quince personas murieron y más de 170 resultaron heridas ayer en las protestas que tuvieron lugar en la región con motivo del Día de Nakba, en el que los palestinos conmemoran el exilio y la pérdida de sus casas y tierras que supuso la fundación del Estado de Israel, el 14 de mayo de 1948. Los principales incidentes tuvieron lugar en la Franja de Gaza y las fronteras de Siria y Líbano con Israel.


Los principales enfrentamientos tuvieron lugar en la meseta del Golán, territorio ocupado por Israel a Siria en la Guerra de los Seis Días, de 1967. Varios cientos de palestinos de campos de refugiados en el sur de Siria cruzaron la línea divisoria para manifestarse en la ciudad drusa de Majdal Shams, en el Golán ocupado por Israel.


«Varios miles llegaron a la frontera, y algunos de ellos consiguieron llegar a Majdal Shams», confirmó el portavoz del Ejército israelí, el general Yoav Mordejai. Los manifestantes llegaron a la valla fronteriza alrededor de las 13.30 hora local con banderas palestinas y sirias, y cuando la cruzaron a la altura de las «Colina de los Alaridos» -un lugar donde los drusos del Golán ocupado se comunicaban con sus familiares en Siria- fueron recibidos a tiros por los soldados israelíes. El Ejército hebreo ha acusado a las autoridades de Líbano y Siria por no hacer nada para impedir las protestas.


Difícil balance


El último balance de víctimas indica que entre 10 y 20 personas fueron alcanzadas por las balas, y entre ellas hay cuatro muertos, según distintas fuentes oficiales y medios regionales. Debido a que una parte de las víctimas quedaron del lado controlado por Israel, y el otro del lado sirio, hasta ahora es difícil establecer el balance final.
Los que sí consiguieron adentrarse, varias decenas según el Ejército israelí y unos 150 según el Canal 1 de la televisión israelí, llegaron hasta la Plaza Tahrir (de la Liberación) de Majdal Shams para exigir repetidamente a Israel, con un masivo apoyo de la población drusa local: «¡Devolvednos nuestra tierra, devolvednos nuestra tierra!». Diez militares israelíes y tres civiles resultaron heridos en los enfrentamientos en la meseta.