Precariedad de medios contra el vertido

| Pekin |

Valorar:

La precariedad de los medios materiales utilizados y la falta de recursos ralentiza la recogida de las 1.500 toneladas de petróleo vertidas el pasado fin de semana en las costas de Dalian, al noreste de China, en el peor incidente de estas características registrado en el país asiático.

La tripulación de algunos barcos pesqueros en la zona ha llegado a recoger el crudo usando palillos chinos e incluso con sus propias manos, publicó ayer el periódico oficial China Daily, mientras organizaciones no gubernamentales reclaman más y mejores medidas para combatir la contaminación.

El Gobierno chino guarda silencio desde hace días sobre la evolución de la marea negra y, de hecho, no ha llegado a confirmar oficialmente si el vertido es mayor o menor de las 1.500 toneladas estimadas en un primer momento por la televisión estatal CCTV. Los últimos datos oficiales, del pasado jueves, se limitan a indicar que la mancha alcanza los 430 kilómetros cuadrados de superficie en aguas del mar Amarillo, pero se desconoce la cantidad de petróleo retirado.

«Pedimos con urgencia al Gobierno (chino) que envíe personal profesional y material seguro para trabajar en el proceso de limpieza», remarcó Greenpeace en un comunicado, en el que indica que la mayoría de las tareas de retirada de crudo las realizan pescadores sin ningún tipo de protección.

Un millar de barcos

La asociación ecologista también lamentó que no se haya cerrado el acceso a las playas contaminadas y todavía se permita el baño en zonas cercanas, con el consiguiente peligro para los ciudadanos.

La agencia oficial Xinhua informó que más de un millar de barcos trabajan en la extracción del petróleo, entre ellos 40 buques especializados en la recogida de crudo, a los que se ha añadido un contingente de 2.000 soldados del Ejército de Liberación Popular.

Los equipos emplean decenas de toneladas de un aceite especial con bacterias que diluye el engrudo, además de otros agentes químicos absorbentes del petróleo, e instalaron una barrera de 15.000 metros para evitar que la mancha se extienda todavía más por toda la zona.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.