0

El presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, propuso a Venezuela y Ecuador «abrir caminos de cooperación», a las FARC les advirtió de que «se les agotó el tiempo» y pidió el apoyo de todas las fuerzas políticas, incluido el Partido Verde, para sacar adelante un Gobierno de «unidad nacional».
En su primer discurso tras su victoria en las urnas, que le otorgaron el 69% de los votos y le llevarán el 7 de agosto a la presidencia, Santos dijo que su triunfo es también el de Àlvaro Uribe, el actual mandatario. «Quiero rendir tributo desde el fondo de mi corazón a uno de los mejores presidentes que hemos tenido en dos siglos de vida republicana. Muchas gracias, muchas gracias, presidente Àlvaro Uribe Vélez», exclamó.
Abrigado por miles de seguidores, Santos anunció que el Gobierno de unidad nacional «ya está en marcha». Y por ello agradeció el apoyo que le dieron los otros partidos tras la primera vuelta, que le permitirá gobernar casi sin oposición.
Unidad nacional
«Los colombianos votaron para apoyar un mensaje de unidad y yo recojo ese mensaje (...), a partir de este momento soy el presidente electo de todos los colombianos, de los que me apoyaron y de los que no me apoyaron, soy y seré el presidente de la unidad nacional», subrayó, e invitó incluso a Antanas Mockus a unirse.
Aprovechó la euforia del público para lanzar un mensaje a la comunidad internacional, y en especial a Ecuador y Venezuela. «Aspiro a trabajar de la mano con los países vecinos», remarcó, al matizar que en las «relaciones conflictivas», siempre «hay dos alternativas: mirar con amargura hacia el pasado o abrir caminos de cooperación hacia el futuro» y Santos optó por la segunda vía.
En su discurso, quien como ministro de Defensa de Uribe fue artífice de los mayores golpes a las FARC, lanzó un duro mensaje a la guerrilla. «Que oigan los terroristas y que oiga el mundo, a las FARC se les agotó su tiempo. Colombia está saliendo de su pesadilla del secuestro y la violencia; mientras insistan en sus métodos terroristas, mientras insistan en atacar al pueblo colombiano, no habrá dialogo y los seguiremos enfrentando con toda la dureza, con toda la firmeza», afirmó.
Les exigió liberar a todos los secuestrados y les dijo que su Gobierno mantendrá «abiertas las puertas de la reinserción», de lo contrario actuará con firmeza porque, como recordó, «los colombianos saben bien que yo sé cómo combatirlos».