0

La agencia Standard & Poor's (S&P) rebajó ayer la calificación de la deuda griega al nivel de bono basura (de «BBB+/A-2» a «BB+/B») en medio de los complicados desafíos políticos, económicos y presupuestarios que afronta el Gobierno griego.
La agencia sitúa la deuda de Grecia en perspectiva negativa por las dudas sobre la capacidad del Gobierno heleno para aplicar su plan de austeridad por a la oposición interna y las débiles perspectivas económicas.
«Las opciones del Gobierno se están reduciendo debido al debilitamiento de las perspectivas de crecimiento económico de Grecia», señala en un comunicado S&P, poco después de que el banco central griego pronosticara una contracción este año de su economía del 2%.«La dinámica de esta crisis de confianza ha planteado dudas, tanto sobre la capacidad administrativa del Gobierno para aplicar las reformas rápidamente, como sobre su voluntad política de abrazar un programa plurianual de austeridad fiscal», asegura la agencia.
Gasto fiscal
«La presión para una reducción más agresiva y amplia del gasto fiscal está aumentando debido a los intereses del mercado», aseguran los analistas de S&P, que consideran que la deuda pública aumentará en 2011 al 131% del PIB.
Poco antes, el ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantínu, instaba a la Unión Europea y al Fondo Monetario Internacional a activar la ayuda para Grecia por el creciente coste de refinanciación de su deuda, cuyo bono a diez años llegó ayer a tipos de interés del 10%.
El Banco de Grecia advirtió ayer que la deuda pública del país crecerá del actual 115 hasta el 130 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) en 2014, fecha en la que el endeudamiento comenzará a estabilizarse.
Por otra parte, los gobiernos de la zona euro están preparando la celebración de una cumbre extraordinaria en Bruselas sobre la ayuda a Grecia el 10 de mayo, según informaron fuentes de la Presidencia española de la UE.
El objetivo de la reunión, que se celebraría al día siguiente de unas cruciales elecciones regionales en Alemania, sería debatir al máximo nivel, y eventualmente aprobar, el paquete de ayuda financiera de urgencia solicitado por Grecia.