Benedicto XVI se encuentra de visita apostólica en Malta. | Reuters - MAURIZIO BRAMBATTI

6

El papa Benedicto XVI se reunió ayer en la nunciatura de Malta con ocho víctimas de curas pederastas malteses, confirmó el portavoz vaticano, Federico Lombardi.
El encuentro se produjo tras la misa que el Pontífice ofició en la plaza de los Graneros, de Floriana, en las afueras de La Valeta y duró veinte minutos.
El Papa, según precisó Lombardi, estaba profundamente conmovido por las historias que le narraron y expresó «su vergüenza y pesar por lo sufrido por las víctimas y sus familias».
El Pontífice rezó con las víctimas y les aseguró que la Iglesia «está haciendo y continuará haciendo» todo lo que esté en sus manos para investigar las acusaciones, «para llevar ante la justicia a los responsables de los abusos y para implementar medidas efectivas orientadas a salvaguardar a la gente joven en el futuro».
Lombardi añadió que en el espíritu de su carta a los católicos de Irlanda, Benedicto XVI rezó para que todas las víctimas de abusos experimenten «curación y reconciliación, permitiéndoles seguir adelante con renovada esperanza».
El Papa habló uno a uno con las víctimas de los abusos por parte del clero y según subrayó Lombardi el encuentro se produjo en un ambiente de «serenidad y sin tensión».
Esta es la tercera vez que el Papa Ratzinger se reúne con víctimas de abusos sexuales. Ya lo hizo durante su viajes a EEUU y Sidney (Australia), en abril y julio de 2008.
En Malta, según datos de la Iglesia Católica, 45 sacerdotes han sido investigados por abuso de menores. De éstos, 19 fueron declarados «sin fundamento» y 13 siguen abiertos.