0

Los talibanes están utilizando a civiles como escudos humanos para protegerse a sí mismos y retardar el progreso de las fuerzas afganas e internacionales en su bastión de Marjah, en el sur de Afganistán, según ha denunciado el Ejército afgano.
«Se llevaron a civiles como rehenes. Pusieron a las mujeres y los niños en los techos y dispararon», protegidos por los civiles, ha asegurado el general Mohaidin Ghori, comandante de las fuerzas afganas en la 'operación Mushtarak'. Un portavoz de los talibanes, Yousuf Ahmadi, ha negado las acusaciones calificándolas de «mentiras». «Nunca hemos utilizado a civiles como escudos humanos. Nosotros estamos aquí, dispuestos a luchar contra los invasores en combate directo», ha declarado Ahmadi.
El Ejército y fuentes de la Inteligencia paquistaníes, así como las autoridades de Estados Unidos, confirmaron ayer la detención del 'número dos' de los talibán de Afganistán, Abdul Ghani Barádar.
«Esfuerzos mutuos»
El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, confirmó la detención, de la que señaló que se trata de un «gran éxito» de los «esfuerzos mutuos» llevados a cabo en la región por parte de Washington y de Islamabad.
El enviado especial de Estados Unidos para Pakistán y Afganistán, Richard Holbrooke, confirmó el arresto pero no quiso dar más detalles. «Es un avance significativo (...)
Elogiamos a los paquistaníes por su papel» en la operación, manifestó este diplomático, que enmarcó la detención de Barádar dentro de la «profunda cooperación» que mantienen ambos países.