Una mujer pasea por Lafayette Park de Washington, completamente nevado. | Reuters - Kevin Lamarque

0

La Organización de Naciones Unidas anunció ayer el cierre el miércoles de su sede en Nueva York debido a la fuerte tormenta de nieve que se espera mañana en la ciudad. «Debido al mal tiempo, el complejo que alberga la sede de Naciones Unidas en Nueva York permanecerá cerrado este miércoles», informó el organismo en un comunicado.

El cierre del emblemático edificio de la ONU ha obligado a la cancelación de la reunión que el Consejo de Seguridad tenía previsto mantener hoy sobre el funcionamiento y el futuro de las misiones de paz, así como de otros actos públicos de las diversas agencias del organismo mundial. También se ha visto afectada la agenda del secretario general, Ban Ki-moon, que ha tenido que posponer las reuniones y entrevistas que tenía programadas para el miércoles, dijeron fuentes del organismo.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, explicó que se espera que caigan entre 10 y 35 centímetros de nieve en la ciudad, lo que puede poner «en peligro la seguridad ciudadana» de los neoyorquinos.

Se prevé que la nieve venga acompañada de fuertes vientos que podrían derribar ramas de árboles, letreros y postes de luz, con el consiguiente peligro para transeúntes y vehículos.

Washington

El área metropolitana de Washington, paralizada todavía parcialmente por la gran nevada del pasado fin de semana, se encuentra en alerta ante una nueva tormenta que amenaza con descargar entre 25 y 50 centímetros de nieve.

El Servicio Nacional de Meteorología prevé para hoy una intensa nevada en el Distrito de Columbia y los estados vecinos de Virginia y Maryland, que se añadirá a los 80 centímetros de nieve que cayeron hace unos días, en el llamado «Snowmageddon», una de las tormentas más intensas de las que se tiene registro.

Los expertos creen que la conjunción de la nueva tormenta, que podría por si sola ser, según los expertos, una de las mayores de los últimos años, con la del pasado fin de semana, convierte este invierto en el más feroz de los que se tiene recuerdo en la capital estadounidense.