El ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, rechaza unas terceras elecciones. | Europa Press

6

El ministro de Fomento en funciones y secretario de Organización socialista, José Luis Ábalos, ha advertido este lunes, tras las elecciones generales, que su partido no apostará por la gran coalición con el PP y ha dejado claro que no ve otra alternativa que un gobierno progresista.

En rueda de prensa en la sede del PSOE en Ferraz con motivo de la reunión de la Ejecutiva Federal del partido, Ábalos ha calificado la situación salida de las urnas como «compleja» y de «política muy dinámica», que exigirá «mucho trabajo». Pero ha dejado claro que el compromiso del PSOE es el de «tratar de articular esta realidad compleja para plantear un gobierno de carácter progresista».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llamará de manera inmediata a los líderes políticos para intentar avanzar en la formación de gobierno. Aunque en esos contactos incluirá al líder del PP, Pablo Casado, por institucionalidad, Ábalos ha reconocido que no esperan la abstención del PP en una investidura de Sánchez, entre otras cosas por la «presión» que tiene ahora de su otro competidor en el espacio de la derecha, Vox.

De hecho, Ábalos ha limitado el bloque de la oposición de derecha a PP y Vox, sacando de este grupo a Ciudadanos, a los que miran los socialistas para hacer prosperar la investidura. Ha reconocido que una suma posible sería aquella que agrupara los votos a favor de Unidas Podemos, Más País, todos los grupos minoritarios, excluyendo a los partidos independentistas, y Ciudadanos.

«Puede salir la suma en ese sentido y lo vamos a trabajar. Ése es el margen que tenemos», ha indicado, antes de señalar que el PSOE trabajará «con todos aquellos que no quieran bloquear España». «Para eso primero les tenemos que preguntar», ha precisado.

Ábalos ha asegurado que «es posible» formar un Gobierno que no dependa de los independentistas, uno de los argumentos esgrimidos por el PSOE para justificar la repetición electoral. «Vamos a seguir intentando, aunque sea solos, no depender de los independentistas», ha insistido.

El 'número tres' del partido ha evitado indicar si el PSOE se abre a explorar un Gobierno de coalición con Podemos. «Estamos abiertos a escuchar y tenemos una actitud de enfrentarnos a una etapa nueva, y vamos a escuchar qué es lo que plantean y proponen», ha respondido.

Ahora bien, anteriormente ha señalado que al PSOE no le interesa volver a ese debate de la coalición con Podemos porque lo considera un elemento de «empantanamiento» que «no ayuda demasiado a encarar la situación» actual. Ábalos también ha subrayado que la caída de la formación morada es mayor que la que ha registrado el PSOE.

El 'número tres' del PSOE tampoco ha descartado hablar en algún momento con los independentistas, pese a que en un principio buscarán un acuerdo que no pase por ellos. «En función de cómo se vayan produciendo los hechos, veremos hasta dónde tenemos que ir dialogando con el resto de formaciones políticas», ha respondido.

Ábalos ha evitado señalar si tras el 10 de noviembre su partido está en mejores o peores condiciones de garantizar la gobernabilidad. «Estamos en muy distintas circunstancias», ha opinado, indicando que la actual fragmentación del Parlamento «puede ser a priori un problema, pero a lo mejor en la práctica deja de serlo, porque el nivel de exigencia es más de atender compromisos y reivindicaciones territoriales que propósitos estratégicos como tienen los partidos nacionales».

En relación con la pérdida de votos (más de 700.000) y tres escaños que ha registrado el PSOE en estas elecciones con respecto a abril, Ábalos ha indicado que el partido «toma nota».
Pero ha evitado asumir ninguna responsabilidad con respecto al auge de Vox, que atribuye en exclusiva a la decisión de PP y Ciudadanos de incorporarlos en acuerdos para gobernar Comunidades Autónomas y ayuntamientos tras las elecciones del 26 de mayo.

De hecho, ha advertido de que Vox ha ganado más escaños que el PP en esta repetición electoral y ha considerado que el PSOE sí ha frenado a la ultraderecha porque no ha conseguido sumar con otras formaciones de derecha.

«Nuestra autocrítica va a ser en cómo vamos a actuar, pero no necesitamos hacer ninguna flagelación porque no vamos a contribuir a lo que otros están haciendo, que nunca van a reconocer que este partido ha ganado las elecciones», ha señalado.

Ábalos ha admitido que en el seno de la dirección del partido ha habido opiniones «críticas» con respecto al resultado obtenido. «¿Cómo no las va a haber en un partido como el nuestro que ya conocen el debate interno que tiene? Pero eso no significa ningún menoscabo para la organización ni para el compromiso que se tiene con la organización?», ha zanjado.

El socialista sí a rechazando de plano unas terceras elecciones. «Un gobierno progresista es un gobierno socialista. No digo en solitario. En principio si hemos tenido elecciones es porque no aceptamos las imposiciones de determinadas tesis, seguiremos abogando a un gobierno socialista», ha señalado Ábalos, sin aclarar si buscará un Ejecutivo de coalición con Podemos y asegurando que la etiqueta progresista no se la pueden colocar otras fuerzas.

En declaraciones en RNE, ha desestimado la posibilidad de unas terceras elecciones ante la fragmentación arrojada por las urnas, afirmando que ahora toca gestionar los resultados. «Lo descarto totalmente, sería un colapso institucional», ha asegurado sobre este escenario.

El número 'tres' del PSOE ha insistido en que su partido ha mantenido el porcentaje de voto y, sin embargo, la caída de 47 escaños de Ciudadanos no ha sido aprovechada por el PP. Ábalos ha dicho que los populares han encontrado con 88 escaños un «techo» y ha asegurado que es la «segunda derrota importante» de Pablo Casado, en comparación con los resultados históricos del partido.

«Los que han protagonizado el bloqueo han tenido la peor parte, han acabado siendo devorados por la extrema derecha y prácticamente han desaparecido», ha analizado, en relación a Ciudadanos, poniendo el foco en que en los territorios donde ha pactado con el PP ha perdido su representación.

«Parece que todos los que han perdido ponen el acento en el PSOE, cualquiera de ellos ya le hubiera gustado tener los resultados del PSOE», ha recalcado el ministro de Fomento.

El PSOE ha repetido la victoria de abril pero bajando a 120 escaños y el 28 %, mientras que la segunda plaza es para el PP con el 20,82 % y 88 diputados. En tercer lugar ha quedado Vox con 52 escaños y el 15,09 %, mientras Unidas Podemos y sus confluencias sumaron 35 escaños y el 12,84 %. Ciudadanos se ha desplomado respecto a abril hasta los 10 escaños y sólo el 6,79 %.