Goirigolzarri agradeció la confianza de los 670.000 clientes en Baleares. | Jaume Morey

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, tomó la palabra al inicio del Foro de El Económico mencionando las tendencias económicas actuales, con la invasión de Ucrania como un «cambio radical» de escenario que ha causado tensiones inflacionistas, afectado a los mercados energéticos y que más allá de los impactos a corto plazo, ha impulsado cambios estratégicos de calado en toda Europa. «Necesitamos una mayor autonomía en energía, seguridad y tecnología», mencionó, aunque consideró que estas tendencias generan cambios disruptivos que «pueden ser fuente de prosperidad si sabemos trabajarlos».

Goirigolzarri empezó su parlamento recordando que es la tercera vez que asistía al Foro, pero esta era la primera como presidente de CaixaBank. Recordó la importancia de Balears para la entidad, ya que 670.000 ciudadanos de las Islas confían en el banco, que gestiona seis de cada diez nóminas y pensiones. También recordó que CaixaBank merece la confianza de tres de cada cuatro autónomos y más de 40.000 empresas. «Pretendemos liderar el proceso de transformación desde un modelo inclusivo. Nuestro referente son los clientes», valoró.

El presidente de CaixaBank enumeró algunas consecuencias que ha tenido la invasión de Ucrania, como una estimación a la baja del crecimiento previsto para España en 2022, que CaixaBank espera sea del 4,2 %, 1,3 puntos menos. Mientras que para Balears se espera un crecimiento del PIB del 10 %, por encima de la media española. El banquero consideró durante su intervención que hay tres mitigadores que pueden contribuir a preservar el crecimiento: el ahorro acumulado durante la pandemia, el despliegue de los fondos europeos y el turismo. Goirigolzarri recordó que es necesario adaptarse a la digitalización y a la sostenibilidad, a la vez que pronosticó que la actividad en los canales de distribución y cadenas de suministro se van a complicar más por el riesgo que padecen algunos países de Europa.

Optimista

El presidente de CaixaBank lanzó un mensaje final de marcado optimismo, con dos argumentos: el primero, que «el futuro no está escrito, depende de nosotros»; y el segundo, en el mismo sentido, que «un cambio supone una ruptura del statu quo que siempre genera oportunidades». «Y si alguien ha demostrado esta capacidad han sido los empresarios de las Islas», concluyó Goirigolzarri.