La compraventa de viviendas en España está aumentando.

La compraventa de viviendas en España está aumentando. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, este año el número de transacciones aumentará en comparación con el anterior y es que la COVID-19 supuso en el mercado inmobiliario el mayor bache tras el de 2008. Además, el hecho de que, desde los inicios de la pandemia, cada vez más operaciones pueden realizarse on line, la banca se ha sumado a la digitalización. De esta manera, calcular la cuota mensual de una vivienda en la red es muy sencillo con el simulador hipotecas ING.

El mundo de las finanzas ha cambiado y la tecnología ha llegado a sus plataformas favoreciendo que los usuarios estén al día en todo momento de lo que realmente les importa. Desde comprobar gastos, hacer transferencias o pagar on line hasta calcular el precio de la vivienda; la modernización ha llegado a la actividad bancaria.

El precio de la vivienda ya no asusta a los compradores

El mercado inmobiliario actual está lleno de oportunidades, ya que en 2020 se vendieron pocas casas y en estos momentos la oferta de inmuebles es alta. En el pasado mes de enero, España tenía el doble de viviendas sin vender que un año atrás, con más de 440.000 pisos a la venta, por los 217.000 disponibles doce meses antes. El tipo de interés medio, además, se ha reducido con una variación internaual negavita de 6.5 puntos, según indica el INE (Instituto Nacional de Estadística). La estabilización de los precios, una vez se superó la caída iniciada en marzo de 2020, es otro factor que explica la situación actual del mercado inmobiliario.

La mejora en las condiciones de las hipotecas ha permitido cambiar la percepción de la gente, que ve con más optimismo la posibilidad de adquirir una casa en propiedad. En ese sentido, la digitalización bancaria ha significado un gran paso en las relaciones entre los clientes y los bancos, ya que los ciudadanos pueden conocer toda la información y calcular su hipoteca sin necesidad de levantarse del sofá de casa.

Una cuota que se adapta a cada situación

La hipoteca es la forma que tienen los ciudadanos de acceder a una vivienda si no se posee el dinero completo, se trata de un crédito que ofrece la banca y se otorga al propietario para sufragar los gastos de la vivienda. El individuo que se hipoteca debe pagar al banco mensualmente en función de diversos aspectos. El factor determinante a la hora de acceder a una u otra cuota es la situación laboral y el salario, pero hay muchos más criterios como la edad, el tipo de vivienda que se desea adquirir, provincia de residencia… Todos estos criterios se recogen en el simulador de ING para que quienes deseen adquirir una propiedad puedan hacerse una idea estimada de la mensualidad que podrían pagar.

Se trata de la mejor herramienta para todas aquellas personas que buscan hacerse con una vivienda porque, en base al pequeño cuestionario que se rellena en el portal web, se puede saber qué vivienda es más rentable en base a la situación en la que se encuentre cada uno.