Benito cree fundamental identificar los errores de las empresas y corregirlos para que el impacto en la sociedad sea positivo.

1

Eticentre nació en 2003 para poner en valor la ética empresarial en Balears, una tarea que quedó relegada a un segundo plano durante los años de crisis y que ahora vuelve poco a poco al debate público. Actualmente está formada por 27 empresas y personas individuales de Mallorca, aunque mantienen conversaciones con otras de Menorca y Eivissa para que se incorporen en breve. Miquel Àngel Benito, su presidente, cree que hay que hacer un esfuerzo por comunicar “en positivo” y “no dejarnos llevar por el derrotismo”.

¿Qué es Eticentre y cómo ha evolucionado hasta la actualidad?
Es un grupo de empresarios que se reunió mucho antes de la crisis, en plena burbuja inmobiliaria, porque no nos acabábamos de creer lo que estábamos viendo y viviendo. Nos reunimos para preguntarnos qué podíamos hacer, y la respuesta fue volver a hablar de valores. Porque en definitiva, y como dijo Xavier Zubiri, los valores son lo que ponen las condiciones en el mundo para hacerlo habitable. Como teníamos inquietudes similares y en aquellos momentos había gente que empezaba a hablar de responsabilidad social corporativa (RSC), lanzamos Eticentre o Ètic Centre, que es un nombre muy adecuado porque en muchas ocasiones la RSC no ha sido más que una máscara y un apéndice del departamento de marketing sin entrar en profundidad en los valores, cuando en realidad define la responsabilidad que tiene una empresa frente a la sociedad que la sustenta.

¿Por qué una empresa no puede basarse en producir un bien u ofrecer un servicio sin más y cobrar por ello, por qué tiene que ser ética?
Es necesario que gane dinero y que produzca al mínimo coste posible y que gane lo más que pueda, pero respetando el medio ambiente, teniendo en cuenta a los trabajadores e integrándolos para que nos ayudan aconseguir estos objetivos, y desde luego, si la empresa no respeta los valores de la sociedad que la sustenta es como si robara. El mundo cada vez es más pequeño y los recursos son limitados. No podemos continuar malgastando los recursos naturales sin tener en cuenta las consecuencias. Y además, en un tema tan en boga ahora como es la excelencia, no se puede hablar de ello sin responsabilidad social. Por este motivo, cada vez más tenemos que reclamar la explicación de cómo se generan los ingresos en lugar de saber en qué se gastan las partidas destinadas a la responsabilidad social.

¿Considera que la RSC se tiene que imponer por ley?
No, por descontado que no. No es un problema de poner más leyes, sino que la sociedad premie a las empresas con valores.

¿Los consumidores son conscientes de que cuando compran están decidiendo sobre estos temas?
Esta es la clave de todo. Tiene que volver la educación, los valores y el amor por la naturaleza, y debemos ser exigentes tanto con las empresas como con el sector público para denunciar y exigir, premiar los buenos comportamientos y castigar los malos. Por la parte de las empresas, el problema es que están tan atosigadas por la burocracia que no pueden centrarse en mejorar, por este motivo reclamamos que las leyes sean igualmente coherentes.

Es imposible hablar de sostenibilidad en Balears sin hablar de turismo. ¿Son partidarios de limitar la llegada de turistas?
Como colectivo no nos posicionamos. Entendemos que hay que hay que abrir este debate y nos gustaría que hubiera más hoteleros que participaran de buenas prácticas de ética empresarial en recursos humanos, sociedad que la rodea y medio ambiente.

¿Qué servicios ofrece Eticentre?
Nosotros no tenemos ninguna receta para nadie, no queremos dar lecciones, simplemente lo que hacemos es sentarnos, hablar de estos temas y buscar referentes para que nos ayuden a resolver los problemas que tenemos. En muchas ocasiones, las buenas prácticas de una empresa le sirven de referencia a otra. Hemos elaborada toda una serie de indicadores para evaluarnos y corregir nuestras conductas. Además, muchas empresas, sobre todo las pymes, llevan a cabo buenas prácticas pero no saben dar valor a este saber hacer, y esto es lo que aportamos como grupo.