Cuando la comunicación es un arte

| | Ibiza |

Valorar:
preload
De izquierda a derecha, Bethany Chambers, Pilar Muntané y Cris Marí. Sentadas más arriba, Marta Jiménez y Montse Monsalve en el congreso de ocio nocturno que organizaron hace una semana.

De izquierda a derecha, Bethany Chambers, Pilar Muntané y Cris Marí. Sentadas más arriba, Marta Jiménez y Montse Monsalve en el congreso de ocio nocturno que organizaron hace una semana.

08-10-2015 | DE

En el año 2004, tres amigas periodistas estaban cenando mientras lamentaban que en la isla de Eivissa no hubiera ninguna agencia de comunicación. “Comentábamos que llegar hasta la noticia era difícil e infructuoso en muchos casos para nosotras y entre brindis y brindis decidimos solucionar ese vacío creando nuestra propia empresa”, explican Montse Monsalve y Marta Jiménez, amigas y creadoras de la agencia Imam Comunicación, quienes aseguran que “como todas las decisiones importantes en esta vida no nos lo pensamos mucho y nos atrevimos a crear Imam”. Inicialmente, en el proyecto también estaba la periodista Ana Fernández. “Todo fue muy rápido ya que nos conocimos en Cope Ibiza y las tres nos informamos sobre los pasos que debíamos seguir para dar vida a nuestro proyecto. Con nosotras estaba Ana Fernández, que en aquel momento trabajaba en TEF y se marchó a Madrid a completar su formación”.

A partir de ese momento, Montse y Marta iniciaron su aventura e hicieron con sus ahorros la inversión mínima marcada por ley para dar de alta a una empresa y elaboraron un “plan de viabilidad”. En los primeros cinco años, ambas compaginaron la dirección de Imam con sus trabajos en diferentes medios de comunicación de la isla y de Madrid. “Afortunadamente prosperamos y ahora contamos con seis personas y contrataciones externas para determinados servicios”, aseguran y recuerdan que sus primeros clientes fueron los ayuntamientos de Santa Eulària y Sant Joan y el hotel Aguas de Ibiza.

EMPRESA PRIVADA. En la actualidad llevan la comunicación de alrededor de 20 cuentas entre fijas y temporales en las que se incluyen hoteles, joyerías, diseñadores, editorial, restaurantes o tiendas, con la característica común de que todo son empresas privadas. En este sentido, los años de crisis económica les llevó a apostar más por representar a las empresas privadas ya que “nuestra labor con las administraciones con las que trabajábamos cesó; tuvieron que recortar por lo que parecía menos necesario y las dotaciones en comunicación debieron desviarse a carteras más prioritarias, como bienestar social”. Y añaden que la mejor forma de plantar cara a los últimos años de dificultades económicas es “trabajar mucho; durante la crisis supimos abrirnos a otros planteamientos, pero trabajar mucho ha sido la mejor manera de plantarle cara” y recuerdan que el marketing online, el posicionamiento SEO y el community managment son algunas de las vertientes de la comunicación en expansión “y que mejor desarrollo de negocio están generando”, por lo que la crisis económica no afectó tanto a su empresa.

Imam Comunicación, según explican, ha evolucionado igual que las maneras de comunicarse y, por ello, apuestan por las redes sociales, “uno de los mejores escaparates virtuales que existen para dar visibilidad a los negocios”. “Han supuesto un cambio importante no solo para las agencias de comunicación sino para toda la sociedad, ya que han cambiado la manera de relacionarse con el mundo. Nuestra jefa de redacción, Cris Marí, empezó haciendo prácticas en nuestra agencia hace cinco años y nos planteó que incorporásemos el servicio de redes sociales; nos convenció de que era el futuro”, afirman.

BALANCE. El balance de estos primeros diez años de vida de Imam Comunicación es muy positivo. “Empezamos haciendo notas de prensa para empresas y ayuntamientos y hoy gestionamos redes sociales, publicidad, marketing, y damos vida a los eventos, hacemos desarrollo web y aplicaciones móviles; nos ocupamos de llevar el mensaje que nuestros clientes quieren transmitir a todos sus receptores por todos los canales que existen”, aseguran.

Según explican, lo más complicado de poner en marcha una empresa dedicada a la comunicación en Eivissa fue “demostrar que los servicios de una agencia de este tipo son necesarios”, ya que se trata de algo “intangible”. “Cuando estás enfermo vas al médico y cuando se te estropea el coche, al taller. Desarrollar una campaña de comunicación, dar vida a una identidad corporativa, a una página web y divulgar de forma correcta sus hitos es algo que precisa de profesionales que hablen en ese lenguaje y en aquel momento [2004] se hacía desde la dirección o secretariado de empresas e instituciones”, explican estas dos amigas y socias, quienes aseguran, además, que también fue complicado al principio “traducir nuestra labor y darnos a conocer. Éramos muy jóvenes y fuimos aprendiendo día a día nuevas herramientas para mejorar”.

Tanto Montse como Marta aseguran que la clave para haber cumplido la primera década de vida empresarial con una actividad tan específica es, sin duda, la amistad. “Antes que socias, somos amigas. No hemos discutido nunca, hemos estado juntas en cada momento dulce y en los amargos y, por eso, nunca hemos tirado la toalla, porque entre ambas sostener a la empresa ha sido posible” y destacan que la “buena relación y la perseverancia en el trabajo” les ayudan cada día a mantener Imam Comunicación. Ambas amigas y socias aseguran ser “radicalmente opuestas en carácter”, lo que hace que se complementen. “Siempre decimos que somos el punto y la ‘i’. Que tu socia sea tu mejor amiga y tener la certeza de que su integridad es de hierro es la mejor evidencia para saber que sus consejos serán siempre los mejores. Muchas veces nos reímos en momentos de tensión y esto solo lo puedes hacer con alguien con quien no necesitas hablar para comunicarte”, aseguran Montse y Marta, quienes tienen claro que su amistad va por delante del negocio: “Ante todo, somos amigas y no anteponemos el negocio a la amistad; sería una pena romper algo tan auténtico”. Además de una amistad fuerte y sólida, otro de los pilares del mantenimiento de esta empresa es la filosofía de “empresa feliz y trabajadores contentos, sin marcar horarios, ni fichar, dando vida a los proyectos y trabajando por objetivos”, lo que genera una fluidez de creatividad, según comentan.

Esta agencia trabaja entre Madrid y Eivissa y no descarta expandirse por otros lugares del país. “Hemos formado joint venture con otras empresas de Balears y hacemos colaboraciones también con Barcelona. De momento, en el extranjero no nos lo hemos planteado...pero, ¿quién sabe? Todo es cuestión de estudiarlo. No es algo que descartemos de cara al futuro”, explica Marta.

Entre sus principales objetivos se encuentran asumir nuevos retos y seguir creciendo como empresa. “Estamos en un proceso de expansión y de incorporación de perfiles muy altos que nos permitirán abordar con garantías diferentes proyectos”.

CONSEJO. ¿Un consejo para quien quiera montar su empresa? Marta y Montse lo tienen claro: “Que tengan una buena idea, un mejor proyecto, formación y, sobre todo, paciencia. Es imprescindible crear un proyecto de viabilidad y tener claro que montar una empresa es algo muy bonito pero también muy duro, porque hay muchas noches sin dormir, 24 horas pendiente del teléfono, renunciar a vacaciones y familia, por ejemplo. Una empresa tarda mucho tiempo en ser rentable y mucho más en generar beneficios; no tienes horarios, pero es como un hijo, al final todo merece la pena”, concluyen estas dos amigas y socias fundadoras de Imam Comunicación.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.