0

“Comprometidos con la transparencia”. Este ha sido el lema del Congreso Nacional de Auditoría que se celebró en Palma de Mallorca los pasados días 6 y 7 de octubre. Un congreso que ha tenido lugar en nuestra isla y que va ser recordado como uno de los más trascendentales e importantes, por el momento que vive y que va a vivir la profesión auditora.

Este lema contiene una cuestión de máxima actualidad: la transparencia. Este término está íntimamente ligado a la actividad del auditor por lo que para nada es un término desconocido, es un principio básico en la actuación del auditor.

La cantidad de escándalos económicos relacionados con el fraude, corrupción y falta de ética empresarial habidos en nuestro país hace que esta sea la preocupación de los auditores. Son los auditores los que dan confianza a la información financiera. La confianza es clave para la salida de la crisis. Y la transparencia de esta información genera la confianza. Esta confianza derivada de la transparencia es decisiva para que un inversor o un consumidor tome decisiones.

Por lo tanto el papel del auditor es más que relevante como garantes de la transparencia y de la credibilidad de la información empresarial. Y además es fundamental su intervención para la salida de la crisis en España y en el mundo.

Se ha criticado mucho al auditor en los últimos años en relación a si podrían haber evitado ciertos escándalos económicos, hay varios casos en los tribunales y la justicia dictaminará si su intervención fue o no negligente. Ningún sector, profesión o actividad, debe ser objeto de descalificaciones consecuencia de las dudas que generan actuaciones aisladas –sobre todo si no han sido objeto del pertinente análisis del supervisor o de un proceso judicial- o de filtraciones carentes de rigor. Pero por otro lado y para ser justos debe revisarse la hemeroteca. Son muchos los casos en que gracias al auditor se ponen de manifiesto irregularidades o dudas a la continuidad de determinados negocios (Carbures, Puerto de Alicante, Banco Espirito Santo, Caixa Catalunya, Air Nostrum, Codere, Indo Internacional , Service Point…).

En esta línea de considerar la relevancia del papel del auditor, un profesional de prestigio como es el fiscal anticorrupción Pedro Horrach ha defendido en más de una ocasión la vital importancia de las auditorías externas en la detección de irregularidades que han acabado después en los tribunales de justicia (caso Bitel, caso Scala, caso Cloaca…).

Pero eso no debe impedir el reconocer que ha habido un daño reputacional en la profesión consecuencia de ciertos escándalos empresariales. Por otro lado se debe dejar claro que la auditoría es una de las actividades más reguladas y supervisadas por parte de los poderes públicos (en España a través del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas).

Este control es uno de los dos requisitos imprescindibles para que el auditor lleve a cabo sus funciones de garante de la transparencia respecto la información financiera. El otro requisito imprescindible es que el auditor disponga de una legislación clara, fiable y estable que le permita llevar a cabo su trabajo con seguridad jurídica. Debemos recordar que en España a los auditores se les modificaron las reglas del juego en el año 2010 (Ley de Auditoría) y en el 2011 (Reglamento de Auditoría). Y se van a volver a modificar en breve….

El Parlamento y el Consejo Europeo han aprobado una nueva reforma de la regulación de la actividad auditora que comportará importantes modificaciones para el futuro de la profesión. El objetivo es incrementar la transparencia y la confianza en el papel del auditor y así reconocer aún más si cabe la aportación de la profesión al interés público. La trasposición de la Directiva tiene fecha límite (17 de junio de 2016) y el Reglamento es de aplicación obligatoria el 17 de junio de 2016. La consecuencia es que antes de esta fecha el auditor va tener una nueva ley.

Auditores y auditados serán los afectados por importantes cambios destinados a que toda la sociedad salga beneficiada con este compromiso por la transparencia.