Un buque realiza la prospección sísmica arrastrando los audífonos que captan el sonido.

13

El ‘Eivissa diu no’ ha quedado superado y hoy se impone ‘Balears diu no’. La sociedad isleña clama contra unas prospecciones petrolíferas que ponen en peligro la principal fuente de ingresos de la Comunitat: el turismo.

Las prospecciones, autorizadas por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo con José Luis Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno, aún no han comenzado, pero han suscitado ya el rechazo unánime de las fuerzas políticas de Balears, organizaciones empresariales, grupos ecologistas y sindicatos.

La posibilidad de asociar la imagen de Balears con prospecciones petrolíferas espanta al sector turístico, que ha sido taxativo en sus planteamientos contrarios a las exploraciones. De hecho, las primeras protestas tuvieron Eivissa como escenario y Abel Matutes se significó en todo momento por su oposición frontal. Es más, una posible marea negra en las playas de Balears llena de temor a los empresarios, que consideran en peligro el modelo de sociedad actual.

Además, grupos ecologistas, sindicatos y partidos de izquierdas esgrimen también los perjuicios en la flora y la fauna marinas que causarían las exploraciones.

OPOSICIÓN FRONTAL. Los hoteleros de las Illes Balears han liderado la oposición a las prospecciones petrolíferas y la semana pasada anunciaron su intención de enviar una carta al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, expresando su rechazo frontal a los sondeos autorizados a la filial española de la multinacional británica Cairn Energy. La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) ha conseguido ya numerosas adhesiones de asociaciones empresariales a la carta que remitirá a Mariano Rajoy.

Los hoteleros “instan al Gobierno de España” a paralizar los proyectos de prospecciones apelando al “sentido común”. Los empresarios recuerdan también que un grupo de expertos de la Conselleria de Medi Ambient “ya ha manifestado su oposición técnica por las consecuencias medioambientales que podría tener para la costa mediterránea”. Además, los hoteleros de Balears recuerdan a Rajoy que Balears recibe 13 millones de visitantes y que es letal cualquier medida que “ponga en peligro el buen desarrollo de la actividad turística”.

Las prospecciones petrolíferas, expresan las organizaciones empresariales firmantes de la carta auspiciada por la Federación Hotelera, “dañan irreparablemente la imagen de Balears como destino turístico, con las consecuencias que ello puede conllevar en términos de disminución de ingresos con sus efectos económicos directos e inducidos que además se reflejarán en el empleo”, han advertido.

Finalmente, los empresarios han recordado que el sector turístico es “altamente vulnerable a todas las externalidades que puedan distorsionar una experiencia satisfactoria para los que eligen Balears como destino para disfrutar sus vacaciones”.

Los hoteleros, además, han recordado en diferentes oportunidades que Balears vive del turismo y no de la extracción de petróleo. En este sentido, los empresarios del sector están muy concienciados del daño irreparable que pueden llegar a causar las prospecciones a la imagen de Balears. De hecho, algunos presidentes de asociaciones hoteleras de diferentes zonas de Mallorca han expresado su preocupación ante la posibilidad que las prospecciones se realicen.

De igual manera, asociaciones empresariales de muy distintos ámbitos, además de dar apoyo a la carta dirigida a Rajoy, se han distinguido en las últimas semanas por posicionarse de forma clara.

Las organizaciones sindicales han expresado también su rechazo frontal a las prospecciones. Las organizaciones ecologistas como Greenpeace, Oceana o el GOB han manifestado también su oposición, haciendo especial hincapié en los graves perjuicios que causan las prospecciones sobre el medio marino.

En el ámbito político, la unanimidad es también absoluta en Balears. De hecho, el propio presidente José Ramón Bauzá se ha mostrado contrario a las prospecciones petrolíferas, al tiempo que recordaba que la autorización concedida es de cuando José Luis Rodríguez Zapatero ocupaba la Moncloa. La réplica a Bauzá no ha llegado en esta ocasión desde las filas socialistas o nacionalistas, sino que fue el ministro de Industria, José Manuel Soria, quien aseguró que las prospecciones se realizarán y Bauzá “lo sabe”.

Los socialistas se han mostrado contundentes contra las prospecciones, al igual que los nacionalistas. El apoyo popular al inicial ‘Eivissa diu no’ y al actual ‘Balears diu no’ se ha ido incrementando de forma paulatina y el número de alegaciones firmadas no ha dejado de crecer.

LAS PROSPECCIONES. Hoy por hoy, las únicas prospecciones ya autorizadas corresponden a la empresa Capricorn Limited Spain, filial de Cairn Energy, que tiene su sede social en la capital escocesa, Edimburgo, y cotiza en la bolsa de Londres. Están autorizados desde enero de 2011 cinco permisos de exploración en mar abierto. Cuatro de las autorizaciones se refieren a zonas a medio camino entre Valencia y Eivissa, mientras que el quinto permiso es para un lugar mucho más cercano a la costa peninsular.

Cairn Energy ha concretado que la campaña sísmica se realizará a una distancia de 40 kilómetros desde la ciudad de Valencia y de 42 km desde la isla de Eivissa. La empresa ha especificado que las profundidades de las aguas se sitúan mayoritariamente entre los 600 y los 1.400 metros. Las prospecciones aún no se han iniciado, puesto que falta conocer la calificación que el Ministerio de Medio Ambiente ofrece al informe de impacto ambiental, que es el último cartucho que puede paralizar las exploraciones.

Por otro lado, la empresa Spectrum Geo Limited ha iniciado también los trámites para iniciar nuevas prospecciones, pero más extensas y cercanas a la costa balear. Spectrum pretende abarcar una extensión de 14.000 kilómetros cuadrados, mientras que los estudios ya autorizados a Cairn Energy solo contemplan 2.420 kilómetros cuadrados. La zona va desde el norte de la costa catalana hasta el sur de Eivissa, acercándose notablemente a la costa balear. El Consell d’Eivissa, especialmente sensible contra las prospecciones, ya ha manifestado su rechazo al proyecto.

LA PARTE POSITIVA. La imagen de Balears puede verse seriamente perjudicada por las investigaciones petrolíferas, si bien no todo pueden ser condicionantes negativos. En este sentido, la empresa Cairn Energy, por ejemplo, contrata para los trabajos, siempre que es posible, a personal local. En todo caso, si las prospecciones ofrecieran un resultado positivo las consecuencias positivas podrían dispararse. Es evidente que encontrar suculentos yacimientos de petróleo o gas supondrían a la larga grandes beneficios para la Comunidad. No se trataría, en ningún caso, de un rédito inmediato, puesto que el proceso siempre es largo.

Cairn Energy explica que consiguió las licencias exploratorias en enero de 2011 y ha presentado también ya la memoria técnica y el estudio ambiental. La empresa tenía previsto que la perforación del primer pozo exploratorio se realizara en el año 2015.

En cualquier caso, es evidente que un yacimiento de petróleo es un foco de riqueza. Sea como sea, la realidad es que las opciones de hallar zonas de grandes acumulaciones de petróleo o gas son escasas, mientras que los perjuicios que pueden causar las prospecciones son incalculables.