Óscar Mayol Mundó. Presidente del Consejo de administración del Ferrocarril de Sóller

0

Óscar Mayol, presidente del consejo de administración del Ferrocarril de Sóller, representa a uno de los principales grupos accionariales de la empresa. Como muchos de sus compañeros en el máximo órgano de dirección de la compañía, la familia Mayol entró en la empresa a comienzos de este siglo para evitar su desaparición. En su labor de presidente, el empresario solleric se muestra orgulloso de los logros que ha conseguido el Ferrocarril en la última década, pero más aún de haber conseguido mantener el ambiente familiar y tradicional que siempre lo ha caracterizado.

¿Se ha convertido tren de Sóller en una empresa turística más que de transportes?
Sí, sin ninguna duda. El tren es una compañía que se mantiene gracias al turismo y sin él, como empresa de transportes, no sería viable. Tenemos un material muy antiguo que ayuda a los viajeros a asociar este trayecto con el pasado. Es nuestro principal reclamo. No obstante aún hay gente de Sóller, sobre todo los más mayores, que emplean el tranvía para ir al médico o a la compra. También en verano hay mucha gente que lo usa para ir a la playa. Eso sí, más del 90% de nuestros ingresos provienen de los turistas.

¿Qué piensa cuando la gente dice que viajar en tren o tranvía es caro?
El tren de Sóller es el transporte público más barato del mundo. Si eres de aquí y lo tienes que emplear cada día, te cuesta 50 euros anuales el tranvía y 75 euros el tren. ¿Dónde se puede encontrar un transporte público más barato? Está claro que si viene un turista al tranvía le cobramos 5 euros porque si no lo hiciésemos así estaría cerrado.

¿Cómo superaron la crisis de comienzos de siglo?
Gracias al trabajo continuo de mucha gente. Es muy importante saber adaptarse al mercado y la demanda. Si no tuviésemos turistas deberíamos buscar otro sistema de trabajo. Sóller es un pueblo muy bonito, tiene un paisaje privilegiado. Yo siempre digo que Sóller es el pueblo más bonito de Mallorca con diferencia, porque tenemos el mar, las montañas y en medio un valle precioso.

¿Cómo responden a las quejas de algunos comerciantes que dicen que los turistas no se paran en el pueblo?
El tren de Sóller lleva cada día una media de 800 personas al pueblo, llegan a la estación y van donde quieren, como si se desplazan al puerto o prefieren quedarse por el pueblo. Aparte de esto están los touroperadores, ellos organizan una excursión que se llama la Vuelta a la Isla, muy completa, en la que das la vuelta a Mallorca. En esta excursión la comida ya la tienen pensada en sa Calobra porque es el punto de referencia. Es cierto que llegan por la mañana y se embarca a los turistas en el tranvía y luego hacia sa Calobra, pero es que además llegan otros cinco trenes. Si a mí un cliente me pide una tortilla no le voy a dar un frito, así que si los touroperadores nos piden llevarlos al puerto para ir a sa Calobra no haremos otra cosa. Pero después vuelven a Sóller y pasan unas horas allí, se llena de gente.

Noticias relacionadas

¿En qué otra plaza de Mallorca encuentras tantos bares como en la de Sóller?
Tanto el tren como el tranvía son verdaderas piezas de museo, ¿cómo se realiza su mantenimiento?
El mantenimiento se hace de forma totalmente artesanal. El material móvil se desmonta por completo cada 4 o 5 años. Los vagones se desmontan por completo, pieza a pieza, se repasan todos los elementos y después se vuelven a montar. Además, cada par de años se le da un repaso de barniz a todos los coches. Las vías, tanto del tren como del tranvía, se repasan cada invierno. La zona del puerto es prácticamente nueva, nos queda 1 kilómetro para acabarla, y la de Palma tiene una veintena de kilómetros que son nuevos, los 10 restantes se irán renovando un poco cada año. Tenemos una vía muy sana.


¿Les dan muchos problemas los túneles?

El gran problema es el drenaje y la humedad que hacen que haya barro. No obstante, los tenemos muy controlados y en muy buen estado.
Estos túneles se abrieron a base de pico y barrena, ¿no le entra la risa cuando los comparan con el de la carretera y lo que costó acabarlo?
Nuestros abuelos se dieron más prisa e hicieron menos comedia para acabar un túnel. En aquellos tiempos no debía haber tantas comisiones. También era otra forma de trabajar. Los obreros no tenían vacaciones, trabajaban seis días por semana y en condiciones mucho peores, no se puede comparar. Antes ponían un barreno con la gente dentro del túnel y hoy en día todo tiene que estar bien despejado antes de dinamitar. El sistema ha cambiado mucho.

¿Cómo han afectado al tranvía las obras en el paseo del Port?
El cambio en el Port está bien porque al final le ha dado caché. Tienes una primera zona que es totalmente peatonal y eso da buena imagen. Pienso que podrían haber hecho una cosa más guapa. Han hecho mucho copiar y pegar. Sóller es un sitio que destaca por sus elementos de pedra en sec y en el paseo han puesto marés. Podrían haber hecho una cosa un poco más cuidadosa y no poner piedra de forro fino. También es cierto que se ha hecho en un momento en el que la economía está como está y esto cuesta dinero. El balance es positivo.

¿Tienen muchos problemas de siniestralidad?
Muy pocos problemas. Lo cierto es que no ha habido ningún accidente en mucho tiempo, y cuando pasa casi siempre es por culpa de las personas.

¿Se han planteado poner pasos a nivel?
Hay tan pocos accidentes que no vale la pena.

¿Cuál es la clave para que una empresa cumpla cien años?
Es importante que la gente que la dirige y trabaja en ella tenga mucho sentido común, así las cosas salen. Además, hay que saber adaptarse a las necesidades del mercado. Si la gente quiere viajar a las 9, no pongas el tren a las 10. Es una empresa que vive del turismo y tienes que adaptarte a lo que piden. Esto ha sido un poco la forma de comportarse del tren, que se ha sabido adaptar en cada momento a las necesidades de los clientes.