En la imagen de la izquierda, el equipo de Sa Xerxa: Victoria Kersul, Àngela Jaume Sureda, Jaume Gomila Capó, Jordi Rosselló Barceló, Aina Quintana Miró y Carme Rosselló Caldentey. | FIET

La Fira de Teatre Infantil i Juvenil de Vilafranca de Bonany (FIET) se alzó este martes con el Premio Nacional de Artes Escénicas para la Infancia y la Juventud 2022. El reconocimiento, que concede anualmente el Ministerio de Cultura, a través del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), está dotado con 30.000 euros. Una cantidad que, sin duda, contribuirá a la sostenibilidad de esta cita que, del 13 al 16 de octubre, llegará a su vigésima edición. Y es que cabe recordar que Sa Xerxa, entidad impulsora y organizadora de esta cita, lanzó hace menos de dos meses un grito de socorro y puso en marcha una campaña de micromecenazgo para poder asegurar la continuidad de este encuentro entrañable que aglutina espectáculos de diferentes disciplinas de las artes escénicas, desde danza y teatro de texto hasta clown y circo, y para todos los públicos. La campaña, de hecho, sigue en marcha hasta el próximo 22 de octubre, después de haber conseguido el mínimo de 16.000 euros. Al cierre de esta edición, la cifra ascendía a 21.000 euros.

Jaume Gomila, presidente de Sa Xerxa, confesó este martes a este periódico que cuando recibió la noticia casi se desmayó. «Estaba tomando un café y casi me atraganté. Me llamó [por este martes] Joan Francesc Marco, director del INAEM, en nombre del ministro Miquel Iceta. No me salían las palabras. Me dijo que me había avisado en seguida antes de que me enterara por los medios», contó ayer todavía emocionado Gomila, minutos después de hacerse público el fallo. El jurado valoró, según señalaron desde el Ministerio de Cultura, «la calidad de la programación de la feria y la capacidad de implicación de todo el pueblo, que convierte la Fira en un evento de impacto social, que dinamiza su entorno convirtiéndolo en un encuentro de artistas y ciudadanía».

Sorpresa

«Ha sido una grata sorpresa, me vienen a la cabeza muchas emociones. Los últimos tiempos no han sido nada fáciles para nosotros, básicamente nos hemos dedicado a luchar por la supervivencia. Hace tiempo que estábamos mal, pero la pandemia nos dejó muy tocados. Gracias al apoyo de los que han querido contribuir a la campaña hemos podido continuar en marcha», relató. «Decidimos celebrar esta vigésima edición porque teníamos un cojín económico, pero realmente la FIET peligraba. Este premio de 30.000 euros ha sido como agua de mayo», aseguró.

Asimismo, Gomila insistió en que «llevamos veinte años trabajando con Sa Xerxa y todo el equipo cree en este proyecto». «Defendemos que la cultura es un bien de utilidad pública, es algo que se tiene que potenciar: es una inversión y no un gasto. Nos hemos esforzado mucho para inculcar estos valores, que van desde la educación hasta lo emocional», reiteró. «Por ello, que se nos reconozca algo que hacemos de corazón, en lo que creemos, es precioso. Es como una palmada en el hombro, es como si nos dijeran que estamos haciendo algo bien, ha sido una gran inyección de moral», detalla el presidente, quien garantizó que todo el equipo de la asociación –formado por Victoria Kersul, Àngela Jaume Sureda, Jordi Rosselló Barceló, Aina Quintana Miró y Carme Rosselló Caldentey– estaba sumido en una gran «fiesta».

La noticia, precisamente, les cogió trabajando, pues queda apenas una semana para la nueva edición. Además, Gomila recordó que este sábado organizan una «diada festiva» en Vilafranca para celebrar el 20 aniversario. El evento incluye animaciones e instalaciones en las calles, el estreno del documental Com-partir y el espectáculo Marabunta, de Guillem Albà y una gala en el Teatre Municipal en la que participarán representantes de diferentes compañías de las Islas y de la Península, según apuntó Gomila. Por su parte, el programa completo de la FIET se puede consultar en fiet.cat.