El cineasta David Cronenberg –en el centro– y el equipo de su filme ‘Crimes of the future’, en el Festival de Cannes.  | PIROSCHKA VAN DE WOUW

0

El cineasta David Cronenberg está de vuelta en el Festival de Cannes con su nueva cinta, Crimes of the future, un filme de «terror corporal» con el que compite por la Palma de Oro y un plato fuerte de este certamen. Perturbadora, pero no tanto como prometía, la primera película del director en ocho años fue recibida el lunes en su preestreno oficial con una ovación de seis minutos y sin los abandonos masivos del público que había pronosticado el propio realizador por las escenas viscerales que contiene.

Con Viggo Mortensen, Léa Seydoux y Kristen Stewart como protagonistas, Crimes of the future se lee como una inquietante advertencia sobre el mundo presente y futuro, pese a que fue escrita hace 20 años, en cuanto a la obsesión por el cuerpo y los intentos de censura y control de los gobiernos sobre la actividad artística y sobre el propio cuerpo. «Siempre hay un gobierno en alguna parte del mundo que quiere controlar a su población», señaló Cronenberg. «En Canadá pensamos que Estados Unidos está completamente loco». «Hablamos de Rusia y Ucrania pero siento vibraciones similares en nuestra frontera del sur», lamentó el director.

Crimes Of The Future - Photocall - 75th Cannes Film Festival

Glamur francés y ‘yanqui’. Tras el preestreno de ‘Crimes of the future’ el lunes, las actrices Léa Seydoux y Kristen Stewart arrasaron en la rueda de prensa de la presentación de la cinta de David Cronenberg.

Obsesiones

Crimes of the future conecta con las obsesiones habituales del director de Crash. Describe un mundo sintético donde no existe el dolor y la cirugía es «el nuevo sexo». Mortensen y Seydoux son dos aclamados artistas de performance que triunfan con sus actuaciones en las que extraen de sus cuerpos nuevos órganos generados artificialmente. Mientras, Stewart interpreta a una funcionaria del gobierno que sigue los pasos de los protagonistas.