Damià Pons y Fina Salord, comisionados del Any Joan Fuster en las Islas.

La filóloga menorquina Fina Salord y el filólogo y escritor mallorquín Damià Pons serán los comisionados del Any Joan Fuster en las Islas, por lo que cumplirán con el encargo de coordinar e impulsar la conmemoración del centenario del nacimiento del intelectual, escritor y activista valenciano. La Generalitat Valenciana, la Generalitat de Catalunya y el Govern balear han declarado este 2022 como el Any Joan Fuster para recordar a esta figura tan importante. Según destaca la Conselleria de Fons Europeus, Universitat i Cultura en una nota, sobresale su obra Nosaltres, els valencians, que tuvo una gran repercusión y contribuyó «al enriquecimiento de la cultura catalana». Igualmente, remarcaron su activismo cultural y político, que le convirtieron en «un referente cívico en el movimiento de normalización de la lengua catalana».

Además de los 100 años de su nacimiento, este año se cumplen 30 años de su muerte y 60 de la publicación de esta obra magna, Nosaltres, els valencians, que la Conselleria califica como «un referente esencial para conocer la historia, la cultura y la cuestiones de identidad nacional del País Valencià». Fina Salord (Ciutadella, 1955)    es licenciada en Filologia Romànica y en Filologia Catalana. Reconocida con diferentes distinciones académicas y culturales, ha centrado su trabajo en la divulgación en la historia cultural de Menorca. Asimismo, ha llevado a cabo una intensa actividad en el Institut Menorquí d'Estudis, institución de la cual fue fundadora y coordinadora científica (2013-2020). Este año se ha alzado con el Premi Ramon Llull en reconocimiento a su aportación a la cultura, la historia y la literatura menorquinas.

Por su parte, Damià Pons (Campanet, 1950) es doctor en Filologia Catalana y ha sido profesor de Literatura Catalana Contemporánea en la UIB. Además, es poeta, ensayista, historiador y ha llevado a cabo tareas de gestor cultural. Fue conseller de Cultura i Patrimoni Històric del Consell de Mallorca (1995-1999) y conseller de Educació i Cultura del Govern (1999-2003). Es miembro correspondiente de la Secció Filològica del Institut d’Estudis Catalans (IEC) y también es el responsable de la delegación de esta institución en las Islas.