El compositor Antoni Parera Fons, en una imagen de archivo. | Jaume Morey

0

Compuso esta pieza en un momento en el que el mundo vivía en una realidad ‘normal’, antes de que llegara la pandemia y nos «cambiara la vida», con los «teatros cerrados» y sin la posibilidad de ofrecer cultura a un público entusiasta y con sed de emociones y creatividad. Lo cuenta el compositor mallorquín y Premio Nacional de Música Antoni Parera Fons (Manacor, 1943) sobre su obra La Festa, que se estrenará el 30 de septiembre en el Auditòrium de Palma (20.00 horas) de la mano de la Orquestra Simfònica. Esta composición forma parte de un tríptico que está dedicado a tres directores de orquesta, en este caso Pablo Mielgo, titular de la citada formación.

La Festa transportará, en palabras de Parera Fons, «a un día de fiesta, desde bien entrada la mañana hasta que termina»; es una obra que habla de la parte «deliciosa y divertida de la vida», algo que realmente «necesitamos ahora más que nunca», comenta el reconocido compositor. «Como decía mi buen amigo el poeta Guillem d’Efak: ‘Dame un calendario que yo ya le pondré las fiestas’. Creo que deberíamos tener más días de fiesta, sobre todo en los tiempos que corren», sostiene el artista.

Director

La Festa forma parte de un tríptico y cada una de las tres piezas está dedicada a un director de orquesta: Josep Pons (Orquestra Simfònica del Gran Teatre del Liceu), Víctor Pablo Pérez (Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid) y Pablo Mielgo, de la Simfònica de Balears. Solo tiene halagos para el maestro: «Ha entendido muy bien el sentido orquestal de la obra y sabe cómo manejarlo, sabe dónde dejar que la música se exponga por sí mismo y eso es algo que me hace muy feliz», narra Parera Fons.

El compositor de Manacor se muestra también «muy contento» con la reapertura de teatros y el inicio de las temporadas musicales. «Está claro que la pandemia nos ha afectado a todos», rememora Parera Fons, quien confiesa: «De todo se puede extraer algo positivo, y a mí me ha servido para ser más reflexivo y reorganizarme». Aún así, cree que «es el momento de volver a vivir», concluye.