El tenor mallorquín Joan Lainez posa con el segundo premio del concurso Corsica Lirica junto a la cantante Laurène Paternò.

0

Decidió apostar por su carrera como tenor abandonando proyectos exitosos «y muy personales», como la dirección de los coros Mallorca Gay Men’s Chorus, Palma Gospel y Ciutat de Mallorca, con la ilusión de hacerse un hueco en el cómplicado mundo de la ópera y «que me escuchen». Lo confiesa Joan Lainez, que ahora está empezando a recoger los frutos de un año entero de trabajo sin descanso. Este pasado fin de semana recibió la primera ‘colecta’: nada más y nada menos que tres galardones en la primera edición del Corsica Lirica, la primera edición del concurso de ópera de Córcega. El mallorquín fue reconocido con el segundo premio, ex aequo con la cantante Laurène Paternò, así como el premio de la asociación Opera Veritas y otro que le brinda la posibilidad de actuar en la ciudad italiana de Barí. «Estoy muy emocionado y muy agradecido, todavía no me lo puedo creer», contó Lainez ayer a este diario.

El certamen, al que aspiraban medio centenar de profesionales de la ópera de todo el mundo, desde Reino Unido a Estados Unidos, pasando por Francia, Italia, Australia o España. «El Corsica Lirica es un concurso en el que se premia la capacidad vocal, la interpretación, todo estaba basado en la ópera», sostiene Lainez, quien añade:«Allí me ha podido escuchar mucha gente de todo el mundo, es una oportunidad única, y ganar es algo que no esperaba, ya estaba satisfecho con que me hayan podido escuchar cantar». Por eso, haber logrado tres galardones es un «gran paso» en la carrera de Joan Lainez, una trayectoria corta como tenor pero con muchos proyectos en marcha y en preparación.

Gran Final

Lainez se impuso en la gran final del concurso, que tuvo lugar en Córcega entre el sábado y el domingo, y antes hubo dos semifinales, de las que el mallorquín salió victorioso y fue uno de los 10 finalistas. En la última gala, el tenor interpretó Vesti la Giubba, una famosa aria para tenor de la ópera Pagliacci, de Ruggiero Leoncavallo. Una pieza que, en palabras de Lainez, «requiere, sobre todo, una voz muy grande y un control total para aguantar la parte final y su agudos, un ejercicio bastante duro, el esfuerzo físico es muy potente», narra el tenor.

El premiado cantante, durante una de sus actuaciones.

Finalmente, Lainez fue reconocido con el segundo premio, ex aequo con la cantante Laurène Paternò; otro galardón de Opera Veritas, asociación que convoca estos galardones y, «uno que me hace especial ilusión», ofrecer un concierto en Barí, Italia, «algo que nunca me pude imaginar, yo decidió apostar por mi carrera como tenor y actuar en Italia será un sueño cumplido», relata. «Estoy muy emocionado, sobre todo por el gran esfuerzo que he realizado junto a mi equipo técnico, con David Menéndez, Maria Victòria Cortés y Joana Llabrés; hemos trabajado muy duro y esto es una alegría inmensa para todos».

Hasta su concierto en Italia, todavía sin fecha cerrada, Joan Lainez continuará con muchos de los proyectos que tiene en marcha, como el espectáculo junto a Maria Victòria Cortés y la actriz Lara Martorell, así como un espectáculo de zarzuela con el quinteto Palma Brass.