Previous Next
0

Para la gran mayoría de personas el matrimonio puede simbolizar algo retrógrado, casposo e incluso represivo. Sin embargo, los escritores Nadal Suau (Palma, 1980) y Begoña Méndez (Palma, 1976) rechazan esta idea tan extendida –especialmente en la actualidad, con el auge de las teorías queer, el poliamor y las reflexiones en torno a la feminidad y la masculinidad– y reivindican el matrimonio como «acto poético», pero lejos del «amor romántico».

El resultado es El matrimonio anarquista (Hurtado & Ortega Editores), un libro intimista a cuatro manos cuya gira de presentación arranca este viernes, a las 20.00 horas, en el Café a Tres Bandas de Palma y este sábado, a las 12.00 horas, en la librería Drac Màgic. El sábado 25 lo llevarán a la librería Món de Llibres, en Manacor, con un vermut musicado a cargo de Miquel Serra.

El matrimonio anarquista surge con el casamiento de los escritores, una decisión «inesperada» por sus amigos y familiares. A raíz de esta sorpresa, los autores decidieron escribir este libro, que se nutre de cartas que intercambiaron durante más de un año y medio, confinamiento incluido. Entre muchas razones, detallan los autores, querían abordar la cuestión de si tiene sentido casarse hoy en día.

«Somos conscientes de que el matrimonio casi siempre puede parecer una institución más represiva que lo contrario. Pero nosotros no queremos salvar el matrimonio, sino inventarnos uno», afirma Nadal Suau. En este sentido, Méndez subraya la importancia del casamiento como «ceremonia» y la idea de recuperarla como algo «sagrado» y como «acto poético».

A pesar de compartir momentos íntimos, unos más soleados y otros más tormentosos, el libro es, sobre todo, un ejercicio literario. «El horizonte literario estaba desde el principio. Nunca lo perdimos», matizan. A su vez, hablar de su matrimonio les conduce a hablar de dinero, de la obsesión por el cuerpo, la pasión por los tatuajes, la ruptura con la «fijeza de los roles de género» o la hipocresía social.

«Casarse es como tatuarse. Me tatúo porque perdí a mi madre, porque quiero recordarla para siempre. Me casé porque es un momento importantísimo de nuestras vidas, como lo ha sido el encontrarnos y queremos decírselo al mundo», ejemplifica Nadal Suau. Por su parte, Méndez hace hincapié en que «nuestra intención no es dar ningún consejo ni lección, pues nosotros vamos sobreviviendo como todo hijo de vecino».

En cuanto al dinero, un asunto que les interesa también a los autores, Nadal Suau advierte que «es relevante saber qué dinero tiene tu interlocutor, porque eso dice mucho de qué lugar ocupa en el mundo o desde dónde habla». A la vez, puntualiza que este «no es un tema nuevo, sino que ya lo han abordado otros autores como Sabina Urraca, por ejemplo».

En esta «performance» o «estudio de caso» -como ellos mismos lo definen- que aúna intimidad y arte, la pareja de escritores no tiene miedo de mostrar las «contradicciones» de sus actos y pensamientos. Y es que, en ese humor y parodia que también caracteriza el libro, los autores aseguran que «lo más anarquista de nosotros es nuestra escritura; ojalá fuéramos capaces de ser los anarquistas que querríamos ser»

Proyectos

Respecto a sus proyectos en solitario, Begoña Méndez publicará en el primer trimestre de 2022, también con el sello Hurtado & Ortega Editores, un «ensayo poético que aborda la cuestión del cuerpo, de los límites de la feminidad como estructura cultural y los discursos culturales sobre feminidad y cuerpo que seguimos arrastrando». Estas son algunas cuestiones que también aparecen en las cartas de El matrimonio anarquista.

Nadal Suau tiene en marcha otros proyectos, pero todavía no puede desvelar los detalles, aunque será de cara al próximo año.