Filmación nocturna en Nou Llevant con Adam Sandler a la cabeza. | Adrián Malagamba

9

La estrella de Hollywood, Adam Sandler, rueda estos días en Mallorca la producción de Netflix Hustle, que ha llevado cámaras, miles de extras y un equipo enorme a varias localizaciones de la Isla. Si ya le vimos en Son Moix hace unos días, rodando junto a estrellas del baloncesto español como Juancho Hernangómez o Álex Abrines, este viernes por la noche ha rodado en un enorme bloque de viviendas de Nou Llevant varias escenas nocturnas junto al propio Hernangómez.

Tras un pequeño susto que ha obligado a paralizar unos minutos el rodaje, a eso de las 20.00 horas, la expectación no podía ser más alta entre los vecinos y curiosos de la zona. Algunos se agolpaban ante las vallas de seguridad y los trabajadores del rodaje, muy animados y permisivos en todo momento, aumentaban las ganas de los presentes «está aquí y ahora tiene que venir a rodar por aquí al lado», comentaba uno ante el júbilo general.

Y no se hizo de rogar. Sandler llegó desde el campamento base del rodaje, a pocos metros, y nada más bajarse del coche, con la mascarilla bien colocada, saludó cariñosamente y en español a los vecinos y los curiosos. Incluso se acercó unos metros para poder ser partícipe del afectuoso recibimiento que le habían preparado y, sin más demora, se puso manos a la obra.

Filmación nocturna en Nou Llevant con Adam Sandler a la cabeza

En el patio interno del bloque de viviendas de la calle Caracas, que había sido debidamente maquillado para la ocasión con ropa tendida colocada para dar la sensación de barrio humilde (algo, quizá, innecesario en la zona), Sandler preparaba las escenas junto al equipo y el propio Hernangómez, también presente.

Quizá, y es especular, las escenas tengan que ver con el origen humilde del personaje del jugador de baloncesto y los intentos del personaje de Sandler por convertirle en una gran estrella del básquet.

Tras los preparativos, y con la oscuridad de la noche como aliada, los focos se encendieron y el rodaje comenzó con varias escenas ante las atentas -y silenciosas- miradas de los vecinos quienes, móvil en mano, asistían a un lujoso ensayo hollywoodiense en la puerta de su casa.

Con este rodaje, Netflix reafirma su apuesta por la Isla y Sandler, junto al resto del equipo, construyen una historia que podrá verse en cines en varios meses con Mallorca como telón de fondo. Ya veremos si reconocible o no.