La escritora Rosa Blasco, en Palma. | T. Ayuga

1

A pesar de haber dedicado su vida a las ciencias, la médico de familia Rosa Blasco siempre ha tenido claro que su pasión era la lectura. «Todos los viernes tenía una cita con los misterios de Enid Brylton», recuerda. Años después, tras no ganar un concurso literario en la universidad, dejó de lado su interés por la escritura, pero ya con edad adulta retomó su pasión. Ahora, después de agotar la primera edición en veinte días, Rosa Blasco (Teruel, 1964) presentó este martes en Palma Premonición (Ediciones Maeva), su última novela.

Premonición nació en una de las escapadas de la médico a las Islas. «Todos los años intento ir una semana a Menorca, me encanta. En el verano de 2019 visité el Lazareto de Mahón, que me pareció un lugar tan siniestro que pensé: ‘puf, esto es un escenario ideal para una novela’», cuenta.

Los lazaretos eran unos reductos donde las naves hacían cuarentena de grandes epidemias como el tifus y por eso, Blasco afirma: «Fue una premonición. Justo cuando comencé a darle vida a mi idea, vino la pandemia». Además, ese año coincidió con la publicación de su novela anterior, La sangre equivocada, un relato histórico «muy intenso». Así pues, Blasco decidió dar a la historia «un aire de entretenimiento porque, teniendo en cuenta la situación que estábamos viviando, nos hacía falta olvidarnos de todo».

Pareja

El relato cuenta la historia de Simonetta Brey, una joven y prestigiosa forense que es invitada por su antiguo compañero, Darío Ferrer, para resolver una serie de asesinatos que se producen en diferentes escenarios de Menorca, pero «la auténtica isla». Asimismo, confiesa que este puede no ser el final de las aventuras de la forense: «Estoy ojo avizor de si Simonetta se mete en más líos».