La directora de ‘Petricor’ y guionista, Victòria Morell, en una imagen reciente. | TAREK SERRAJ

0

«La experiencia de Petricor está siendo muy positiva a nivel profesional y personal. A medida que avanza el montaje soy consciente de que la película podrá ayudar». Lo explica Victòria Morell, cineasta y delegada en Balears de la Asociación de Mujeres Cineastas (CIMA), que tras tres años de seguimiento está en la fase final de su documental sobre los trastornos alimenticios, uno que trasciende la temática inicial porque «va más de los vínculos emocionales de aquellas heridas que nos marcan de forma profunda y esas cicatrices que aprendemos a abrazar con el tiempo».

Ahora Morell trabaja junto a Saul Benejama en el montaje del filme que está siendo «un proceso muy intenso». Explica la cineasta que se debe al tratarse de «un proyecto autobiográfico y cuesta, en momentos, despegarte y mirarlo con distancia». Razón por la cual Benejama «es una figura clave que ayuda a sostener tu propia historia».

La historia sigue a «tres mujeres que han hecho un viaje por el tiempo de tres años y vemos su evolución física y emocional». Aunque, inevitablemente, al final también es «un viaje para mí» y Morell confiesa haber «aprendido de ellas, de mí misma, la enfermedad y mi propia historia. Me ha marcado».

Tras esta última etapa con el montaje, el objetivo es darle un recorrido en festivales nacionales e internacionales para, finalmente, poder verla en Palma. Y el objetivo, como debe ser, es el que pueda verse en cines porque «le estamos dando un toque muy cinematográfico».

Proyectos

Además de Petricor, Morell compagina su trabajo como guionista en Lo de Évole, el conocido programa del periodista Jordi Évole, y describe como «una experiencia muy enriquecedora» el «trabajar con el capital humano y cultural que hay allí» donde cada palabra de cualquier miembro del equipo «es escuchada por igual».

Morell, además, comenta que esta oportunidad llegó en «un momento que hizo que fuera un regalo» en referencia al cese del programa Dona en IB3 Ràdio, del cual critica «el mal trato profesional y humano que recibí por parte de los directivos actuales de IB3 Ràdio».

Por último, Morell indica que desde CIMA valoran positivamente el aumento de 200.000 euros destinados a Cultura y reivindica que «es muy importante que el Govern siga apostando e implementando políticas de igualdad para conseguir una mayor paridad dentro del sector audiovisual». Algo lejos de conseguirse, a pesar de algunos gestos como la decisión del Festival de Cine de San Sebastián, donde se ha suprimido la distinción de género en el premio de interpretación.