Susy Gómez posa entre dos de las obras que exhibe en el estand de Horrach Moyà en Arco. | José Sevilla

0

«Más que contentos». «Muchas ventas el primer día». «Numerosa presencia de coleccionistas e instituciones». «Ilusión, ganas y alegría». Son frases pronunciadas ayer por los artistas y galeristas mallorquines en la apertura de la feria internacional de arte contemporáneo Arco, que inaugurarán oficialmente hoy los Reyes y que finalizará el domingo en Ifema, Recinto Ferial de Madrid.

En la 40 edición hay menos galerías y más espacio para los artistas en esta cita cultural de fecha nada habitual (siempre se celebró en febrero) con la presencia de 131 estands cuando en 2020 hubo 205. «Pues es uno de los mejores primeros días de la feria en años», afirmó el artista Robert Ferrer i Martorell, que expone sus piezas de modulación en la galería Espacio Valverde.

«Este sistema de feria contiene un plus de calidad al ofrecer un espacio más amplio». «He contactado con varios coleccionistas e instituciones», explicó, y añadió: «Es muy importante que se retomen las ferias presenciales porque reactivan el mundo del arte».

El galerista Fran Reus, con Mari Reme Silvestre y Mar Juan.

Igual de positivo se mostró el galerista Fran Reus en su segunda participación en el apartado Opening para jóvenes creadores. «Hemos vendido ya casi toda la obra de Bel Fullana», aseguró, tras mostrarse contento, y sostuvo: «Hay más tiempo y espacio para ver las piezas y, en este primer día, se ha notado mucho la presencia de coleccionistas». Una de las creadoras de Reus, Mari Reme Silvestre, comentó el sentido de su instalación centrada en el culto al cuerpo, donde se dan cita la experimentación con este desde las vertientes del yoga, quirúrgica, con prótesis y objetos invasores, además de los restos que se filtran por los desagües tras jugar con nuestros envases de carne.

También feliz en la apertura de Arco se mostró el galerista Juan Antonio Horrach. «Nada más empezar hemos dado salida a trabajos de Susy Gómez, Girbent, Muntean & Rossemblum y de Lawrence Weinner», señaló. Junto a él la artista Susy Gómez destacó también su euforia al cumplir 25 años seguidos de participación en Arco.

Finalmente, en la galería L21, la coordinadora, Esmeralda Gómez, y la responsable de comunicación, Cristina Ramos, se felicitaban por el buen debut ferial, en el que vendieron obras de varios artistas. El espacio recibió durante todo el día un importante flujo de visitantes para disfrutar de este expositor montado como si fuera un almacén de arte con oficinas, zona de trabajo, área de documentación y lugar de almacenaje. «Se nota la expectación creada por el regreso de Arco entre los coleccionistas privados», señalaron.

Por su parte, el Govern participó con un estand del Institut d’Estudis Baleàrics (IEB), que exhibió obra de Joan Morey. Por allí se dejaron ver el conseller de Fons Europeus, Universitat i Cultura, Miquel Company; la directora general de Cultura, Catalina Solivellas, o el responsable de este organismo, Mateu Malondra.

El artista Robert Ferrer i Martorell, entre dos de sus piezas.

Estand de la galería L21.

Estand de IEB, que recibió la visita del conseller Miquel Company, Catalina Solivellas y Mateu Malondra.