Rasgos característicos de la pintura de Joan Miró. | Ultima Hora

0

El color, en su sentido más amplio y rebosante, es lo que protagoniza desde el jueves la nueva exposición de la galería Gabriel Vanrell, ubicada en la calle Tous i Maroto de Palma, y que lleva por título The color of life, y que resume, en líneas generales, el espíritu de las obras que hasta el próximo 26 de julio acapararán las miradas de los visitantes del espacio a través de las pinceladas maestras de artistas como Willy Ramos, Miquel Barceló o Joan Miró, entre otros. Todos estos creadores tienen en común el tratamiento colorista, que da como resultado una propuesta sensitiva y atractiva para el espectador.

Y si bien el color es el nexo e hilo conductor de la muestra, no es, ni mucho menos, una exposición uniforme. Al igual que la vida, el color adopta muchas formas y matices, como los paisajes llenos de luz provenientes de la infancia del artista plástico Willy Ramos, originario de Colombia, quien genera «pinturas para perderse, imaginar mundos inabarcables, llenos de energía, y esculturas en hierro de bustos femeninos cargados de sensualidad».

Willy Ramos
Esta pieza, obra del colombiano Willy Ramos, es un ejemplo de los paisajes coloristas que el artista retrata.

Onírica

Otro protagonista es Miquel Barceló. Su obra es conocida y considerada internacionalmente y cuyo material gráfico «arrancó cuando fue invitado por la Fundació Miró a trabajar en sus talleres, donde se inició en el grabado con los mismos utensilios que usó Joan Miró», quien ahora le acompaña en esta muestra. Miró, que es uno de los mayores representantes del surrealismo, «pasó a una pintura plana y más fantasiosa y onírica a raíz de su estancia en París».

El murciano Gustavo Peñálver es otro de los nombres de The color of life y a través del color, que sigue siendo un punto fuerte en su pintura, ofrece «contrastes marcados que configuran planos y dan forma a personajes costumbristas esquemáticos y vigorosos». Por su parte, el catalán Josep Guinovart se abrió a «corrientes abstractas e informalistas y llegó a retratar desde la abstracción el paisaje que le rodeaba directamente».

En cuanto a Casimiro Martínez Tarrassó, quien conoció de primera mano las obras fauvistas, se caracteriza por un «fuerte contraste cromático, la perspectiva elevada y un absoluto desinterés por la figura humana» y cuyos matices pueden verse englobados en la exposición.

John Ulbricht, cubano que falleció en Mallorca, está representado con obras de su tercera etapa, Paisajes del Paraíso, donde el protagonismo recae en los parajes vegetales y naturales de la «Serra de Tramuntana en una visión que representa un paraíso inmenso y luminoso».

Por último, pero no menos, Manuel Hernández ‘Mompó’, una de las figuras más destacadas de la generación abstracta española de los 50, acabó encontrando un lenguaje propio que puede apreciarse en The color of life, en la Gabriel Vanrell hasta el 26 de julio.