‘Pinocha’, de Bel Fullana, una de las compras de Es Baluard.

14

«La Comissió d’Adquisicions [de Es Baluard Museu] no es un concurso ni un open call». Así responden desde el museo de Palma a las críticas de la Associació d’Artistes Visuals de les Illes Balears (AAVIB), que emitió un comunicado mostrando su desacuerdo ante las formas de la reciente compra de obras por parte de Es Baluard para ampliar su fondo, un total de 38 piezas, tal y como publicó este diario hace unos días.

Desde esta entidad aseguran que dichas adquisiciones benefician a las galerías y no a los artistas de las Islas, ya que la finalidad específica de la compra de estas obras, además de para enriquecer la colección del Museu, era la de «ayudar al sector debido a la crisis derivada de la pandemia del coronavirus».

Inicios

En este sentido, Es Baluard respondió que «desde los inicios del museo, la Comissió d’Adquisicions se reúne cada año para estudiar los posibles nuevos ingresos (depósitos, donaciones o compras). La diferencia es que este año se ha aumentado el presupuesto», que es de en torno a 160.000 euros; 140.000 euros procedentes del Govern y 15.000 del Consell. Cabe destacar que en cursos anteriores la partida destinada a este asunto era de cero euros, es decir, carecía de presupuesto para comprar obras.

La AAVIB, en otro punto de su comunicado, matizaron que «no estamos cuestionando la calidad de las obras o los y las artistas beneficiados/as, pero nos parece muy relevante que de 29 adquisiciones sólo 14 sean de origen o residentes en Balears». Sobre este apartado, desde Es Baluard aclararon que, de las 25 de las piezas adquiridas, el 89,2% «están vinculadas al territorio balear» y sus autores son: Toni Amengual, Miguel Ángel Campano, Lluis Claramunt, Mounir Fatmi, Rafa Forteza, Bel Fullana, Lara Fluxà, Susy Gómez, Rafel Joan, Max, Laura Marte, Joan Morey, Claudia Peña Salinas, Albert Pinya, Marta Pujades, Bernardí Roig, Bartomeu Seguí, José Ángel Sintes e Ian Waelder.

Sobre qué coste ha tenido cada una de las piezas adquiridas por el Museu, otra de las quejas de la AAVIB, desde el museo sostienen que «no se pueden difundir los importes, no hay que confundir transparencia con indiscreción, y saber diferenciar entre privacidad y opacidad; las negociaciones son privadas y los artistas piden de manera explícita que se sigan criterios de confidencialidad»

Propuestas

Finalmente, Es Baluard aclaró que «la mayoría de propuestas» recibidas para la compra de nuevas obras fue por parte de artistas (67,9%), frente al 23,8% de las galerías de arte; que la compra se ha hecho «buscando la excelencia y rigurosidad de los proyectos, así como la trayectoria de los artistas», y que «toda la información del proceso» se podía consultar «en la página web del museo».