Ara Malikian: «Beethoven era raro y tenía mala leche, pero era un genio»

| Palma |

Valorar:
preload
El violinista Ara Malikian, este sábado en concierto en Port Adriano.

El violinista Ara Malikian, este sábado en concierto en Port Adriano.

M. À. Cañellas

No hace falta haber pisado un conservatorio, ni haberse empollado la obra de Paganini, ni ser un asiduo de la ópera para poder disfrutar y emocionarse con este singular intérprete. Su repertorio, su puesta en escena, su vis cómica y su viveza interpretativa están diseñadas simple y llanamente para estrechar las distancias entre las élites musicales y el paladar popular. En Ara Malikian no hay afán exhibicionista, sino lúdico, lo suyo es un torrente vertiginoso de melodías que evapora la distancia entre unos y otros sin que, oh milagro, nadie frunza el ceño. El violinista armenio-libanés descorchó anoche la octava edición del Port Adriano Music Festival con su nuevo espectáculo: Royal Garage World Tour.

Malikian constituye una deliciosa anomalía en el horizonte musical, tanto le da ponerse solemne y marcarse una particularísima versión del Requiem de Mozart, como arrancarse con un clásico de Bowie. Y como a eclecticismo no le gana nadie, a renglón seguido ejecuta un tema propio inspirado en sus raíces libanesas, para luego saltar hasta los 70 y cambiarle el cuerpo a un clásico de Led Zeppelin. ¡Si Beethoven levantara la cabeza! «Seguramente me enviaría a tomar por culo», deja ir entre risas Ara Malikian a este diario a pocos días antes del concierto de este sábado.

Raro

«A ver, Beethoven era un bicho muy raro y tenía muy mala leche, pero era un genio y he aprendido mucho de él», matiza este violinista que ayer recaló en el recinto portuario de Calvià con su último trabajo en formato clásico, un dueto de piano y violín. El músico deseaba «llegar a Mallorca, es diferente, es un lugar inspirador. Siempre que actúo allí trato de quedarme unos días después del concierto».

Le preguntamos a este alquimista valiente cómo se ve la ‘nueva normalidad’ desde el escenario, con tan poca gente apostada frente al artista por ‘exigencias del guión’. «Es duro de ver, pero los organizadores lo montan tan bien que no parece que esté semivacío».

Malikian, que describe su último trabajo como «una mezcla de música clásica, oriental, hip hop, tango y músicas del mundo», no solo ha firmado un disco que destaca en lo musical, también lo hace en su diseño artístico, gracias a la participación del mítico fotógrafo Anton Corbijn, colaborador de U2 y Depeche Mode. «Es una leyenda en la fotografía, me gustan los artistas con sello propio y Anton tiene una personalidad muy definida», afirma Malikian.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

hereu
Hace 4 días

La virtuosidad musical no da una autoridad superior para emitir juicios morales o sicológicos. Lo puede hacer cualquiera, pero mejor un experto.

Valoración:menosmas

@JUSTICIERO
Hace 5 días

No me cabe no. Es evidente

Valoración:menosmas

JUSTICIERO
Hace 5 días

@Justiciero. No te quepa la menor duda.

Valoración:-1menosmas

Malcon MC Dowell
Hace 5 días

Que grande era Luis Ban

Valoración:0menosmas

calavera
Hace 5 días

esto es musica o estridencia????

Valoración:-1menosmas

@JUSTICIERO
Hace 5 días

De egos se ve que sabes un montón tú

Valoración:2menosmas

Yuan
Hace 5 días

Vamos que has descubierto el fuego .. eso lo sabe hasta mi hija de 4 años .. no sé quién eres pero de inteligencia andas a nivel de eso de un crío de 4 años

Valoración:1menosmas

JUSTICIERO
Hace 5 días

Este sujeto se lo tendría que hacer mirar si su ego se lo permite. Es como comparar a Bruce Springsteen con Ramoncín y a Willy Toledo. con Robert de Niro. Es para echarse a llorar.

Valoración:1menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1