La rueda de prensa en la que se ha anunciado el hallazgo se ha llevado a cabo ante el lugar donde se realizó el descubrimiento. | Clara Ferrer

28

Nuevo hallazgo arqueológico subacuático en la Isla. En esta ocasión, a escasos 50 metros de la costa de la Platja de Palma y a tres metros de profundidad. Se trata de los restos de un barco (de 10 metros de eslora y cinco de ancho) que posiblemente naufragó entre los siglos III y IV dC, cuando transportaba carga procedente del suroeste de la Península, sobre todo ánforas que, según la directora insular de Patrimoni, Kika Coll, debían transportar aceite y otros productos alimentarios.

Los técnicos del departamento de Patrimoni del Consell ya iniciaron este miércoles las labores necesarias para extraer las ánforas y otros elementos de almacenaje que se encuentran dentro del derelicto y en sus alrededores para que puedan formar parte del Museu de Mallorca, todo ello mientras se mantiene la vigilancia por diferentes cuerpos de seguridad, como el Grup d’Activitats Subaquàtiques de la Guàrdia Civil (GEAS), Ports de les Illes Balears y la Policia Local. Además, se ha contratado un servicio de vigilancia nocturna, de las 21.00 hasta las 01.00 horas.

Fue Félix Alarcón, un nadador habitual de la zona, quien avisó al Consell de este descubrimiento hace unos días, aunque, según indican desde la institución insular, no se ha podido hacer pública la noticia por temor a expolios.

«Este patrimonio representa nuestro pasado y hoy tenemos la tarea de recuperarlo y conservarlo y, por tanto, dejarlo como legado de gran valor para el futuro», remarcó Bel Busquets, que este miércoles se estrenó como vicepresidenta de Cultura del Consell con su primera rueda de prensa, precisamente, con un tema de Patrimoni. «Tan rápido como el departamento de Patrimoni fue avisado se puso en marcha una contratación de ocho buceadores especialistas en arqueología subacuática y que incluyen también una restauradora especialista en este tipo de materiales», añadió Kika Coll.

Este miércoles se iniciaron las tareas para delimitar la zona donde se encuentran estos restos. Posteriormente se realizarán las excavaciones necesarias para la extracción del material para su transporte a Son Tous, donde empezará la restauración, que se iniciará con el proceso de desalación.

Este nuevo yacimiento formará parte de la Carta Arqueològica Subaquàtica, iniciada en 2010 con una campaña en la isla de Cabrera.