El actor Toni Gomila, posando este lunes para esta entrevista en Ciutat. | Pere Bota

7

De Barcelona a Palma y de nuevo a la Ciudad Condal. Toni Gomila (Manacor, 1973) asistió este lunes a la entrega de la 25 edición de los premios Butaca, –galardones de referencia en el mundo del teatro en Cataluña y uno de los primeros en ser por votación popular– que se celebró en el Mercat de les Flors, donde se alzó como ganador a mejor actor de reparto por su papel en La bona persona de Sezuan, adaptación de Oriol Broggi del texto de Bertolt Brecht.

Gomila llegó este lunes por la mañana de la Ciudad Condal, donde este martes mismo presenta las dos funciones de Rostoll cremat, obra también dirigida por Broggi y coproducida por el Teatre Principal de Palma, el 25 y 26 de julio, en el Festival Grec de Barcelona. Por otra parte, Gomila tenía que actuar el domingo en las Cuevas del Drach en la ópera Don Pasquale, adaptación reducida de la ópera de Donzietti firmada por Enric Lucena. Sin embargo, el actor Joan Miquel Artigues fue el que le sustityó finalmente en el papel de Ernesto para que Gomila asistiera a la ceremonia de los Butaca.

«No me esperaba ni la nominación. Para mí el gran premio fue la nominación, teniendo en cuenta todo lo que se hace en este país, que alguien se fije en ti y te ponga en una pequeña lista de cinco es maravilloso», reconoce Gomila. De hecho, La bona persona de Sezuan cosechaba siete nominaciones, tres de las cuales se convirtieron en galardones. Así, además de Gomila, recibieron premio Clara Segura, a mejor actriz, y Pep Barcons, a mejor diseño de luces. Esta producción de La Perla 29 era un «proyecto muy grande», según expresa el actor, que después de estrenar en el Teatre Nacional de Catalunya –donde estuvo desde el 31 de enero hasta el 17 de marzo– giró por algunas localidades, entre ellas Manacor. «Doce actores sobre el escenario, cuatro músicos y un equipo de siete técnicos detrás, además del que tuviera el propio teatro», señala.

Gomila ya había estado nominado a los premios Butaca en 2013 –a mejor espectáculo de pequeño formato por Acorar–, aunque en esa ocasión no pudo llevarse el galardón a casa. A pesar de ello, este espectáculo, estrenado hace ya ocho años, sigue rodando con mucho éxito por muchos lugares del país y en octubre volverá a representarse en Barcelona.

Además de este ‘regreso’ de Acorar en Barcelona, de cara al otoño Gomila recuperará, junto a la coral de Alaró, el proyecto Educant, que el actor ya llevó a cabo en 2017 con la coral de Mata de Jonc. Finalmente, el actor participará con Rostoll cremat en la Fira Mediterrània de Manresa y con la misma obra recalará en la Biblioteca de Catalunya. Además, Gomila acaba de rodar la serie de IB3 Pep, junto a Llum Barrera y Miquel Gelabert.

«Estoy muy contento, este año y medio ha sido muy bueno, de estar mucho fuera de casa, embroggiendo que digo yo, pues he hecho tres producciones seguidas de Oriol Broggi: El poema de Guilgamesh, que abrió el Grec el año pasado, luego Rostoll cremat y después La bona persona de Sezuan».