Joaquín Arenas, Ricardo Martín Fluxá y Manuel-Borja Villel, ante la obra de Miró.

0

El Museo Reina Sofía, en colaboración con Bank of America, ha concluido la restauración del lienzo Portrait II, que se inició en 2017, del pintor Joan Miró, una obra fechada en 1938 y que supone una de las piezas clave de la colección del Museo. El proceso supone la realización de un estudio de la obra previo por parte del equipo de Restauración del Museo, que llevaron a cabo una limpieza integral de la misma para recuperar los colores de la misma.

Así, el estudio y análisis previo ha permitido conocer las técnicas de ejecución del pintor, al mismo tiempo que se han descubierto tres firmas del autor con distintas fechas en el reverso del cuadro, un hallazgo que ha revelado que el cuadro permaneció en manos de Miró durante un largo tiempo y que este retomó la ejecución del mismo en distintos momentos. En este sentido, la firma más antigua corresponde al año de la ejecución del cuadro, 1938, tal y como ha constatado un estudio comparativo con otras obras de la colección del Museo, en las que se observa que Miró firmó así durante los años 40.

La siguiente rúbrica descubierta es similar a la utilizada por Miró en los años 60, lo que da a entender que es posible que en esos momentos el artista interviniera de nuevo la obra para reforzar el color, ya que no se ha observado ninguna modificación de composición.

Por su parte, la tercera firma, análoga a otras realizadas en la segunda mitad de los 70, puede responder a una restauración que se realizó en la época con el objeto de reparar dos roturas que ha sufrido el cuadro en los traslados efectuados con ocasión de su exposición en el Museo Español de Arte Contemporáneo de 1978.

La primera fase del proceso de restauración incluye una serie de estudios técnicos con imagen (gigapíxeles con luznormal, ultravioleta, infrarroja y rayos X), así como diversos análisis químicos para identificar los materiales presentes en la obra, tanto los utilizados por el artista, como los incorporados en las intervenciones posteriores al proceso de ejecución.

Entre estos análisis destacan técnicas instrumentales como lamicroscopía óptica, microscopía electrónica de barrido,espectroscopia infrarroja o la cromatografía, que han permitidoanalizar en profundidad desde el soporte de la tela original hastalos pigmentos o el aglutinante presente en la misma.